Las remesas de la diáspora, un salvavidas para la población libanesa

AFP/Ramzi Haidar

En Líbano, la devaluación alcanza nuevas cotas. Un dólar vale ahora más que el billete de 50.000 libras libanesas, que valía 33 antes de la crisis. Como consecuencia, el 80% de la población ha caído por debajo del umbral de pobreza. La diáspora es el único salvavidas de los libaneses. Catorce millones de libaneses viven en los cinco continentes, mientras que hay cuatro millones dentro de las fronteras del país. Desde la crisis, las transferencias de divisas de estos emigrantes se han disparado.

Informa la corresponsal en Beirut, Sophie Guignon

En Beirut, en el barrio de Tayouneh, un desfile interminable de clientes se precipita a las puertas de la agencia de transferencia de dinero OMT.

Cada mes, más de 250.000 libaneses acuden a retirar dinero en divisas enviado por sus familiares en el extranjero. Retiran una media de 500 dólares.

"Viene de mi hija, que vive en Dubai", dice Magida Homsi, de 70 años. "Nos permite vivir y pagar los medicamentos, el alquiler y la electricidad. No podríamos arreglárnoslas sin él", agrega. Estas remesas son la única red de seguridad para muchas familias. En total, su valor ascendió a 6.300 millones de euros en 2022, casi el 40% del PIB libanés.

Una cifra que no ha dejado de crecer para Naji Abou Zeid, responsable de la agencia de transferencias: "Desde la crisis, la confianza en los bancos se ha resentido. Hoy, si hablas con alguien en el Líbano, tiene miedo de poner su dinero en el banco. Esto ha empujado a la gente a utilizar más las transferencias de dinero. Ya éramos la columna vertebral del país, y ahora lo somos aún más", explica Abou Zeid.


Leer más sobre RFI Español