El Reloj del Apocalípsis se adelanta dos minutos ante la amenaza nuclear y el cambio climático

LA NACION

El llamado reloj del apocalipsis avanza cada vez a mayor velocidad. El Boletín de los Científicos Atómicos, que calcula el momento en el que mundo se acabará, presentó su edición anual y adelantó dos minutos ese instante en relación con las mediciones previas e impulsado por la amenaza nuclear y el cambio climático.

El grupo de científicos y académicos dentro de los que se encuentran 15 premios Nobel fijaron el reloj a las 11:58 p.m, dos minutos antes de la simbólica "medianoche del juicio final" y es lo más cerca que estuvo desde que comenzó su medición, según consignó la CNN. La última vez que el mundo se consideró tan cerca de la destrucción fue en 1953, cuando Estados Unidos y la Unión Soviética estaban en una carrera de armamentos nucleares.

"Faltan 100 segundos para la medianoche. Ahora estamos expresando lo cerca que está el mundo de la catástrofe en segundos, no horas o incluso minutos", sostuvo el Boletín a través de un comunicado. "Ahora nos enfrentamos a una verdadera emergencia: un estado absolutamente inaceptable de los asuntos mundiales que ha eliminado cualquier margen de error o mayor demora".

Cuando se creó el reloj en 1947, la mayor amenaza para la humanidad era la guerra nuclear. Sin embargo, en los últimos años el análisis comenzó a incluir otros factores como las nuevas tecnologías y la incidencia del cambio climático.

Entre los motivos que llevaron a adelantar la estimación, en el organismo reconocieron: "En el ámbito nuclear, Estados Unidos abandonó el acuerdo con Irán y anunció que se retiraría del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio, pasos serios hacia un desmantelamiento completo del proceso global de control de armas", expresó el Boletín. Y añadió: "El acuerdo con Irán no es perfecto, pero sirve al interés de la comunidad internacional en restringir la propagación de las armas nucleares".

Pero eso no es todo. El cambio climático también preocupa dentro del grupo de científicos, ya que "las emisiones mundiales de dióxido de carbono, que parecieron estabilizarse a principios de esta década, reanudaron una subida ascendente en 2017 y 2018", dijo el Boletín.

En tanto, recomendaron que para detener los peores efectos del cambio climático, "los países del mundo deben reducir a cero las emisiones netas de dióxido de carbono en todo el mundo antes de que finalice el siglo" y criticaron la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirarse del Acuerdo Climático de París, al que consideraron "el principal pacto global para abordar el cambio climático".