Relajamiento obliga a reforzar medidas en Morelia

·2  min de lectura

MORELIA, Mich., julio 31 (EL UNIVERSAL).- El gobierno de Michoacán endurecerá las medidas sanitarias para contener la epidemia de Covid-19, debido a que la movilidad social se ha incrementado en las últimas dos semanas, lo que pone en riesgo la salud de la población y la reapertura económica.

La relajación de las medidas sanitarias, además de no acatarse el "quédate en casa", ha provocado la modificación del comportamiento de la pandemia en la entidad, por eso se aplicarán medidas extraordinarias más estrictas, señaló el gobernador Silvano Aureoles Conejo.

El mandatario estatal mencionó que en esta nueva etapa las medidas incluyen la limitación de horarios en bares y antros, el uso obligatorio de cubrebocas y el despliegue de brigadas denominadas Guardianes de la Comunidad, quienes vigilarán el cumplimiento de recomendaciones en hogares, colonias y localidades.

Como la población no ha respetado las medidas sanitarias, la reapertura de actividades económicas y sociales no pasará a 75%, como se había previsto para agosto, sino que el aforo o capacidad se mantendrán a la mitad, expuso.

Asimismo, el gobernador Aureoles Conejo mencionó, en un video difundido en redes sociales, que el país está lejos de domar la pandemia, y que en materia económica tendrá el peor desplome en su historia, luego de que el Inegi reportó una caída del PIB de casi 20%.

Por ello, las medidas más estrictas a ejecutar contemplan la entrada de los Guardianes para la Comunidad, que son auxiliares de salud. Se trata de mujeres, jóvenes y líderes comunitarios que se encargarán de la salud de sus propios hogares, manzanas, colonias y localidades.

En las zonas de mayor riesgo, de jueves a sábado, se establecerá el cierre de bares y antros a las 11 de la noche. Los domingos no habrá servicio, aseveró el gobernador.

Por otro lado, los tianguis estarán prohibidos los fines de semana y se cerrarán lugares recreativos, como parques y jardines, además de que el uso de cubrebocas será obligatorio, especialmente en la vía pública y lugares cerrados, como en el interior de empresas, comercios, oficinas y transporte público.

"Nadie puede bajar la guardia en este momento, porque por alguien que lo haga se compromete el esfuerzo de muchos y podemos regresar a medidas más estrictas", sentenció el mandatario estatal.