Reino Unido no dejó de recomendar la vacunación anticovid en embarazadas en 2022

·3  min de lectura

Reino Unido recomienda el uso de las vacunas contra el covid-19 en embarazadas y durante la lactancia, pero a finales de agosto de 2022 usuarios en redes sociales aseguraron que el país había cambiado bruscamente de rumbo sobre ese tema. Esto es falso. Las afirmaciones se derivan de una lectura errónea de la guía de vacunación publicada casi dos años antes, al comienzo de la aplicación del inmunizante, y no refleja la posición actual del gobierno británico.

“Resumen del informe de evaluación pública de la ponzoña de Faiser por la Agencia de Medicamentos británica: se considera que no se puede proporcionar suficiente seguridad del uso seguro de la PONZOÑA en mujeres embarazadas en el momento... Las mujeres que están amamantando tampoco deben ser EMPONZOÑADAS”, señala una de las publicaciones en Facebook y en Twitter.

Las entradas difunden una captura de pantalla de un documento con el título “Conclusiones sobre toxicidad”. En él, están subrayadas las afirmaciones “no se puede garantizar suficientemente el uso seguro de la vacuna en mujeres embarazadas” y “las mujeres que están amamantando tampoco deben vacunarse. Estos juicios reflejan la ausencia de datos en la actualidad y no reflejan un hallazgo específico de preocupación”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 8 de septiembre de 2022

La publicación original, que circuló en inglés, procede de una cuenta que ya ha sido suspendida y provocó una oleada de entradas similares en francés.

Pero esas afirmaciones son incorrectas, ya que se basan en una lectura errónea de la guía anterior sobre la vacuna de Pfizer/BioNTech. Funcionarios sanitarios y expertos dijeron a la AFP que Reino Unido mantiene la recomendación de inmunización anticovid para mujeres embarazadas.

“La recomendación no ha cambiado”, dijo Victoria Male, profesora titular de inmunología reproductiva en el Imperial College de Londres, que publicó un hilo de Twitter el 30 de agosto de 2022 refutando las afirmaciones virales.

Las entradas citan directrices obsoletas

Como supuesta prueba, las publicaciones en redes sociales citan el apartado 3.4 de un informe de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido (MHRA) titulado “Resumen del informe de evaluación pública de la vacuna Covid-19 Pfizer/BioNTech”.

Pero la parte del documento a la que refieren data de diciembre de 2020, según muestra una versión archivada de la página web. Esta ya no está disponible en la versión actualizada de septiembre de 2022.

“El texto al que se hace referencia en las publicaciones en redes sociales proviene del Informe de Evaluación Pública (PAR) que refleja nuestra evaluación en el momento de la aprobación de la vacuna (2 de diciembre de 2020)”, dijo un portavoz de la MHRA en un comunicado enviado por correo electrónico a la AFP.

“Desde entonces han salido a la luz nuevos datos (tanto no clínicos como del ‘mundo real’ posterior a la autorización) que apoyan el consejo actualizado sobre la vacunación de las embarazadas y la lactancia”, agrega.

Un trabajador sanitario administra una dosis de la vacuna anticovid a una mujer embarazada en el Ayuntamiento de Redbridge, al este de Londres, el 25 de diciembre de 2021 ( AFP / Justin Tallis)

La evidencia e investigaciones disponibles indican que las vacunas contra el covid-19 son seguras para las personas embarazadas y en periodo de lactancia, así como para las que planean un embarazo. Reino Unido ofrece los inmunizantes a este grupo poblacional desde abril de 2021.

La MHRA dijo a la AFP que su última guía indica que las vacunas “son seguras de usar durante el embarazo y la lactancia”.

Actualización en agosto de 2022

La especialista Victoria Male dijo que la confusión en redes sociales podría deberse a que debajo del título del documento se especifica que el informe fue actualizado el 16 de agosto de 2022.

Pero esa actualización estaba relacionada con las vacunas de refuerzo y su almacenamiento, no con la seguridad de las vacunas y el embarazo, dijo Male.

La MHRA confirmó a la AFP que la edición realizada en esa fecha no estaba relacionada con las directrices de vacunación durante el embarazo, sino que “se refiere a los cambios realizados en diferentes documentos” que figuran en la misma página web.

La interpretación errónea es un ejemplo de cómo las comunicaciones del gobierno pueden ser distorsionadas en las redes sociales para promover la desinformación.

John Edmunds, profesor del Departamento de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, dijo a la AFP que las personas no deben confiar en las redes sociales para obtener información sobre salud pública, y señaló que si Reino Unido hubiera cambiado sus lineamientos sobre la vacunación contra el covid-19 probablemente se anunciaría en la prensa.

“Si eso no ha ocurrido”, dijo Edmunds, “entonces no ha ocurrido”.