Reino Unido se prepara para pasar a pruebas COVID pagadas a finales de junio: documento

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO-Una niña se somete a una autoprueba de flujo lateral de COVID-19 antes de volver a la escuela en Manchester

Por Elizabeth Piper y Alistair Smout

LONDRES, 18 ene (Reuters) - Las autoridades sanitarias del Reino Unido pretenden estar preparadas para empezar a cobrar a los británicos por las pruebas de COVID-19, que actualmente son gratuitas, a partir de finales de junio, según un documento visto por Reuters, en lo que podría ser una arriesgada táctica para el Gobierno.

Reino Unido ha dependido cada vez más de las pruebas rápidas para intentar hacer frente a la variante ómicron, más transmisible, que se ha extendido rápidamente entre la población, pero es menos grave.

El Gobierno británico ha dicho previamente que pondrá fin a la provisión gratuita universal de inmunocromatografías, de fácil uso, en una "etapa posterior" y que los particulares y las empresas asumirán el costo.

El Departamento de Salud se ha negado a decir lo que cuestan las pruebas, citando contratos comerciales. Una fuente ha dicho que pueden costar hasta 30 libras (40,75 dólares) el paquete de siete unidades.

Las pruebas se pueden pedir libremente por internet o recogerlas en las farmacias locales desde abril. La Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido dijo que entre el 30 de diciembre y el 5 de enero se realizaron más de 8 millones de inmunocromatografías, la mayor cifra semanal registrada.

El documento visto por Reuters, que fue compartido entre las agencias sanitarias para preparar los escenarios para el cambio, muestra que el calendario para la modificación se ha retrasado desde principios de año debido a la llegada de la variante ómicron.

El objetivo podría volver a cambiar si el virus lanza lo que un funcionario cercano al servicio de salud describió como una "bola curva", quizás en forma de otra variante, lo que significaría que los planes se pospondrían de nuevo.

La lucha contra la pandemia sigue siendo una de las prioridades de la agenda política del Reino Unido, donde el primer ministro Boris Johnson está siendo criticado por asistir a un evento en el jardín de su residencia de Downing Street durante un confinamiento por el COVID-19.

Johnson se ha disculpado por haber asistido, pero el creciente número de reportes sobre reuniones en las que se bebe alcohol en el corazón del Gobierno han provocado peticiones de dimisión, incluso por parte de algunos miembros del Partido Conservador que gobierna el país.

(1 dólar estadounidense = 0,7363 libras)

(Reporte de Elizabeth Piper y Alistair Smout; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.