Reino Unido está de luto: fallece el príncipe Felipe

·6  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 10 (EL UNIVERSAL).- El Reino Unido está de luto. El esposo de la reina Isabel II durante más de siete décadas, el príncipe Felipe, recientemente dado de alta del hospital, tras una operación por una "dolencia cardiaca preexistente", murió este viernes a dos meses de cumplir los 100 años.

"Con profundo dolor, su majestad la reina anuncia la muerte de su amado esposo, su alteza real el príncipe Felipe, duque de Edimburgo", afirmó un comunicado. "Su alteza real ha fallecido en paz esta mañana en el castillo de Windsor", precisó.

A partir de las 18:00 horas locales, la campana de la abadía de Westminster sonó cada minuto, 99 veces, en honor del difunto.

Las banderas del reino ondean a media asta. Los hijos del príncipe evocaron en un programa de la BBC el viernes la personalidad de su padre.

Orígenes en Grecia

El príncipe Felipe tiene sus orígenes en la isla griega de Corfú. Nació el 10 de junio de 1921, pero, según la BBC, como el país no adaptaba todavía el calendario gregoriano su certificado de nacimiento dice que nació el 28 de mayo de ese mismo año.

Felipe de Edimburgo es el sexto hijo y único varón del príncipe Andrés de Grecia y la princesa Alicia de Battenberg. Cuando tan sólo contaba 18 meses, su padre tuvo que abandonar Grecia después de ser condenado a muerte al ser considerado uno de los principales responsables de la desastrosa campaña del ejército heleno en Turquía.

Ante la presión del Reino Unido, la pena no fue ejecutada a condición de que Andrés de Grecia se exiliara del país para siempre. Tras pasar unos años en Francia, la familia se comenzó a desintegrar. Él se fue a estudiar a Inglaterra y todas sus hermanas se casaron con príncipes alemanes.

A sus 18 años entró en la Armada del Reino Unido. Ante el estallido de la Segunda Guerra Mundial sirvió primero en el acorazado HMS Ramillies en el océano Indico y, tras la entrada de Grecia en la guerra, en octubre de 1940, en el acorazado HMS Valiant en el Mediterráneo.

Según la BBC, "al aproximarse la Segunda Guerra Mundial, Felipe decidió seguir una carrera militar. Su primer deseo fue unirse a la Fuerza Aérea Real, pero terminó integrándose a la Marina por la tradición marinera de su familia materna.

"En un recorrido por las instalaciones donde estudiaba que hizo el rey Jorge VI junto a su esposa y las princesas Isabel y Margarita, Felipe quedó a cargo de acompañar a las dos jóvenes".

El romance entre Isabel y Felipe se inició con un intercambio regular de cartas y continuó con invitaciones a compartir con la familia real. La historia griega de Felipe concluye el 21 de noviembre de 1947, antes de casarse con Isabel II, cuando renuncia a su título real heleno y se convierte en ciudadano británico.

Por Isabel

Él tuvo que hacer varios sacrificios para poder casarse en 1947 con la entonces princesa Isabel. Era de religión ortodoxa, pero aceptó abandonarla para convertirse en anglicano y, para complacer a su novia, dejó de fumar.

De acuerdo con la tradición y las regulaciones que rigen la corona británica, sólo los descendientes directos de la familia real británica pueden ostentar una posición constitucional.

Si bien Felipe tuvo prioridad después de la reina Isabel II en todas las ocasiones, nunca ostentó la posición de rey consorte, pero en 1957 Felipe fue nombrado príncipe del Reino Unido por la reina Isabel II. Aunque aspiraba a ser visto como comonarca, debió resignarse a un eterno papel secundario. Isabel II siempre lo describió como su "roca" y "apoyo", pero la familia Windsor estaba lejos de la satisfacción cuando la joven anunció que quería casarse.

Según el diplomático y escritor sir Harold Nicolson, el rey Jorge VI y su esposa lo encontraban grosero, mal educado y sin modales, y consideraban que sería probablemente infiel. Intentaron presentar a su hija a otros candidatos. Con Isabel se casó el 20 de noviembre de 1947. Tuvieron cuatro hijos: Carlos, Ana, Andrés y Eduardo.

El apodo cariñoso con que el príncipe se dirigía a su esposa se hizo público en 2006 con la película The Queen de Stephen Frears en la que, cuando se mete en la cama, le dice "muévete, repollo". Las relaciones con su hijo mayor, Carlos, nunca fueron especialmente calurosas y llegaron a su nivel más bajo en 1995, según "The Mail".

A menudo descrito como un padre duro y frío, envió a Carlos al austero pensionado escocés de Gordonstoun, cuyos rigores habrían endurecido al atlético Felipe, pero resultaron un verdadero infierno para su hijo. El duque de Edimburgo también era conocido por su amor por los caballos y por las actividades ecuestres como el polo y las carreras de carruajes. Le gustaba escribir, pilotar aviones y era aficionado a los automóviles; su pasión por la pintura era menos conocida.

Polémicas y deslices verbales

El duque de Edimburgo también fue conocido por sus memorables y sonrojantes deslices verbales. Los tabloides hicieron eco de su rechazo hacia otros rostros de la familia real, como Meghan Markle o Diana de Gales. También se le acusó de racismo: "Si te quedas aquí mucho más tiempo volverás a casa con los ojos entrecerrados", le dijo a un estudiante británico en China en 1986. A los jóvenes los llamó ignorantes; no obstante, tuvo proyectos ligados al bienestar de este sector.

Última vez visto

Felipe fue visto por última vez el 16 de marzo cuando salió del hospital King Edward VII de Londres, donde había sido ingresado un mes antes. Desde ahí regresó a Windsor, donde él y la reina, de 94 años, han estado confinados desde el inicio de la pandemia.

Tras ser hospitalizado el 16 de febrero, como medida de precaución por haberse sentido mal, la casa real informó que no se debía al Covid-19, sino a una infección. Después de haber participado en más de 22 mil compromisos oficiales desde que su esposa accediera al trono en 1952, el duque se retiró de la actividad pública en agosto de 2017. En 2019 sufrió un espectacular accidente vehicular cuando su Land Rover se estrelló contra otro auto en las cercanías de la finca de Sandringham y volcó. En ese momento renunció a su permiso de conducir.

Tras su muerte yacerá en el castillo de Windsor y no tendrá un funeral de Estado. El príncipe Enrique asistirá, dice la prensa.

Desde el mediodía de este sábado se realizará un saludo de 41 cañones para el príncipe Felipe en varias ciudades. De acuerdo con los deseos del duque, la ceremonia se celebrará en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor y debido al Covid-19 se pedirá al público que no asista.

Hasta entonces, el país guardará luto nacional.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.