El Reino Unido es un “facilitador” de la corrupción

·3  min de lectura

El Reino Unido es un “facilitador” de la corrupción, dice un asesor del presidente nigeriano, en un agudo reproche al rechazo de Boris Johnson a la sordidez generalizada.

El primer ministro respondió a las advertencias de que el Reino Unido está cayendo en prácticas deshonestas -tras las polémicas de Owen Paterson y Geoffrey Cox- declarando: “El Reino Unido no es ni remotamente un país corrupto”.

Pero esta afirmación ha sido ridiculizada por el zar de la lucha contra la corrupción de Nigeria, que ha señalado la promesa incumplida de tomar medidas contra los súper ricos que compran casas a través de empresas secretas en paraísos fiscales.

El profesor Sadiq Isah Radda calificó a Londres como “el refugio más notorio para los fondos saqueados en el mundo actual”, y advirtió del impacto en su propio país y en el continente.

“No hay ladrones sin receptores. Sin refugios seguros para los fondos saqueados, Nigeria y África no serían tan corruptas”, declaró al sitio web de investigación Finance Uncovered.

En 2016, el Gobierno de David Cameron prometió una legislación de transparencia para desenmascarar a los verdaderos dueños de las propiedades británicas compradas mediante sociedades en el extranjero.

El Proyecto de Ley de Registro de Entidades en el Extranjero habría exigido que el beneficiario efectivo de una sociedad en el extranjero dueña de propiedades se registrara en el Registro Mercantil del Reino Unido.

El Gobierno lo calificó de “gran paso adelante en la lucha contra el dinero negro y la salvaguarda de la reputación del entorno empresarial del Reino Unido”, pero aún no se ha aprobado.

Mientras tanto, Johnson rechazó los llamamientos a la acción realizados en el informe sobre Rusia de 2018, en el que el comité de inteligencia de los Comunes advertía de que Londres se estaba convirtiendo en una “lavandería” de dinero ilícito ruso.

El gobierno también ha sido criticado por establecer una red de puertos francos, a pesar de las críticas de que abrirán la puerta a la corrupción, razón por la cual la Unión Europea los está prohibiendo.

La semana pasada, el presidente de la Comisión de Normas de la Vida Pública, Jonathan Evans, advirtió sobre las filas de la sordidez: “Podríamos pasar a ser un país corrupto”.

En la entrevista, el profesor Radda retó a Johnson a cumplir la estancada ley anticorrupción, diciéndole que “mejore acompañando las palabras con acciones concretas”.

“La ley del Reino Unido permite a la élite mundial saquear sus países y acudir a Londres. No es de extrañar que Londres nade en la sangre y el sudor de otras personas”, advirtió.

“Como país y como pueblo, la corrupción nos ha hecho un daño monumental y tenemos que ponerle fin. Los refugios seguros, como Londres, así como sus gobiernos, tienen que apoyar y ayudar a Nigeria.” La respuesta silenciosa de los políticos británicos sugiere complicidad.

“La práctica de la legislación británica, según la cual cualquier persona que compra una casa o un departamento puede ocultar su identidad en los registros públicos que se presentan al Registro de la Propiedad, si adquiere la propiedad a través de una empresa registrada en un paraíso fiscal, es muy decepcionante, inquietante y contradictoria.”

En sus comentarios, en la cumbre del clima de Cop26, Johnson argumentó: “Creo con sinceridad que el Reino Unido no es ni remotamente un país corrupto, ni creo que nuestras instituciones sean corruptas”.

“Tenemos un sistema muy, muy duro de democracia parlamentaria y de escrutinio, sobre todo por parte de los medios de comunicación.”

Relacionados

Escándalo de corrupción en Reino Unido: mensajes sobre contratos de pruebas covid-19 habrían sido eliminados

Nigerianos exigen justicia, un año después de protestas

Reino Unido desaira el pacto para acabar con el petróleo y el gas a pesar de ser el anfitrión de la Cop26

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.