Reino Unido ampliará plazo de conversaciones en Irlanda Norte: fuentes

Por Amanda Ferguson
Imagen de archivo de una bandera del Reino Unido en el territorio británico ultramarino de Gibraltar, jun 16, 2016. El gobierno británico decidió extender el plazo de las conversaciones para formar un poder ejecutivo en Irlanda del Norte entre nacionalistas irlandeses y unionistas probritánicos hasta después de las elecciones anticipadas en el Reino Unido, dijeron el jueves dos fuentes a Reuters. REUTERS/Jon Nazca

Por Amanda Ferguson

BELFAST (Reuters) - El gobierno británico decidió extender el plazo de las conversaciones para formar un poder ejecutivo en Irlanda del Norte entre nacionalistas irlandeses y unionistas probritánicos hasta después de las elecciones anticipadas en el Reino Unido, dijeron el jueves dos fuentes a Reuters.

Varios partidos dijeron que las conversaciones ya no eran sostenibles después de la decisión anunciada el martes por la primera ministra Theresa May de convocar elecciones generales para el 8 de junio.

Gracias a la prórroga, el gobierno británico eludirá tener que decidir si convoca unas nuevas elecciones en Irlanda del Norte -las terceras en un año- o si suspende la autonomía norirlandesa por primera vez en una década.

Una fuente cercana a la administración regional y un miembro de uno de los partidos involucrados en las conversaciones confirmó que se había decidido extender el plazo de las conversaciones hasta finales de junio.

Responsables de prensa de la Oficina para Irlanda del Norte del gobierno británico no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

El pacto de gobierno en Belfast se rompió en enero, cuando el partido nacionalista irlandés Sinn Fein se retiró en el contexto un escándalo de corrupción en las primas de las energías renovables, alegando que estaban siendo tratados por la primera ministra Arlene Foster con "profunda arrogancia".

Esto desencadenó unas elecciones el 2 de marzo que pusieron fin a la mayoría que habían disfrutado los unionistas probritánicos durante casi un siglo.

Más de un mes de conversaciones desde entonces han mostrado pocos avances de cara a un lograr un nuevo acuerdo de poder compartido como el sellado en el Acuerdo del Viernes Santo de 1998, que acabó con décadas de violencia sectaria entre nacionalistas católicos y protestantes unionistas.

Aunque nadie pronostica un retorno al derramamiento de sangre que mató a 3.600 personas durante tres décadas, el estancamiento político podría aumentar las tensiones sectarias y congelar la toma de decisiones en un momento en el que el Reino Unido se prepara para salir de la Unión Europea.

Irlanda del Norte, única parte integrante del Reino Unido que tiene frontera terrestre con la UE, se enfrenta a graves perturbaciones para su economía en caso de producirse un "Brexit duro".

Cualquier señal de que va a haber controles fronterizos entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, miembro de la UE, podría inflamar a los nacionalistas irlandeses que aspiran a una Irlanda unida.

(traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid,)