La reina Letizia concluye su viaje a Paraguay con ONG que trabajan por la mujer

·4  min de lectura

Asunción, 4 nov (EFE).- La reina Letizia y la primera dama de Paraguay, Silvana Abdo, han hecho este jueves un recorrido por la principales ONG españolas y paraguayas que trabajan en Asunción para empoderar a mujeres desfavorecidas, formarlas y apoyarlas en el desarrollo de negocios propios.

En el último día de su viaje de cooperación a Paraguay, la reina española se ha centrado en conocer la labor de diversas organizaciones que trabajan en algunas de las zonas más desfavorecidas de la capital ofreciendo formación apoyo psico-social y cursos de “empoderamiento económico” a mujeres jóvenes para ayudarlas a evitar las redes de trata y prostitución que se ceban en los barrios marginales.

Además, la esposa del presidente Mario Abdo ha querido mostrar a la reina uno de los proyectos estrella de la Oficina de la Primera Dama: el Centro de Entrenamiento del Emprendedor (CEE) que ofrece las herramientas, insumos y conocimientos necesarios para que las mujeres puedan desarrollar proyectos empresariales desde el hogar.

Según datos de la OPD, la organización ya ha beneficiado a unas 68.155 personas de en 40 zonas vulnerables del país mediante el programa de capacitación y seguridad alimentaria y ha resultado en la creación de 21 huertas comunitarias, 522 huertas familiares y ocho estanques de piscicultura.

Al término de la gira que ha llevado a la reina a conocer no solo Asunción, sino también la localidad de Encarnación, al sur del país, y las iniciativas en favor de la educación, la salud y el apoyo al emprendimiento y la inserción en el mundo laboral, la secretaria de Estado de Cooperación al Desarrollo, Pilar Cancela, ha destacado que “cada euro que un español emplea en cooperación, que sepa que es para cumplir estos objetivos”.

En esta segunda jornada, doña Letizia y Abdo han visitado los asentamientos del Bañado Sur, uno de los barrios más desfavorecidos del cinturón de pobreza de Asunción, para conocer la labor que realiza la cooperación española en apoyo de las mujeres, muchas de ellas madres adolescentes y sin estudios.

El Bañado Sur es una barriada establecida en zona innundable y que limita con el vertedero municipal de Cateura, donde viven unas 25,000 personas en pequeñas chabolas alrededor de la gran colina de basura.

De hecho, buena parte de la población encuentra su sustento gracias a la recolección y reciclaje de los desperdicios de la capital, como Blasida Mari, que vive junto a su marido y su hijo a pocos metros de la enorme montaña de basura.

Todos los días desde hace 20 años, Blasida Mari acude a la explanada donde descargan los camiones de basura para buscar plásticos, cartones, hierros y otros materiales reciclables con los que se gana el sustento.

“Esta es ‘zona roja de droga’ y el basurero me ha dado unos ingresos y una estabilidad que antes no tenía”, dice con una enorme sonrisa, pero preocupada por los rumores de que el vertedero podría cerrar y ser trasladado a otro lugar.

En el centro de la barriada de Bañado Sur, una única construcción acoge las instalaciones de varias ONG dedicadas a apoyar, instruir y animar a las mujeres de la zona, a las que ofrecen servicio de guardería y asistencia psico-social y jurídica.

El centro de Atención Familiar de Bañado Sur cuenta con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo (AECID) desde 2009, cuando la cooperación española ayudó a financiar la construcción del edificio, explica Mar Humberto, coordinadora de programas, quien detalla que en los dos últimos años ha costeado gastos del centro por valor de 300.000 euros.

Las ONG españolas que trabajan aquí son Mujeres en Zona de Conflicto (MZC), AETI y Plan Internacional, además de la organización Mil Solidarios, fundada por el jesuita Francisco Oliva.

También forman parte del centro el grupo Luna Nueva, referente en la lucha contra la trata de personas con fines de explotación sexual, que reciben apoyo español, y la Fundación Naho.

Tras recorrer sus instalaciones, la reina y la primera dama han cruzado la calle para conocer uno de los proyectos mas exitosos del centro: un taller de elaboración de joyas con restos reciclados de plásticos y cables del vertedero.

También ha expuesto sus productos varias mujeres, madres veinteañeras que, apoyadas por la organización Plan Internacional, han logrado montar exitosos negocios de madera y carpintería, decoración con cuero e incluso uno de “balanceados”, una pequeña empresa de piensos compuestos que ha puesto en marcha Marcelina, de 23 años, y en la que ya tiene un par de hombres contratados, cuenta orgullosa y divertida al saber que está rompiendo moldes en su comunidad.

La coordinadora de Plan Internacional, la bilbaína Silvia Caro detalla que la ONG lleva desde 2014 desarrollando el proyecto Sapea, que ha dotado de habilidades de empleo y emprendimiento a unas 9.000 jóvenes, de las cuales 500 han montado sus propios negocios, señala con orgullo.

Tras visitar estas instalaciones, la reina ha acudido al Centro Cultural Juan Salazar, decano de los centros culturales de la AECID, que lleva desde 1976 como “refugio de disidentes e intelectuales” y ahora impulsor de nuevos creadores, ha explicado su director, Fernando Fajardo.

Como final de viaje, la reina ha acudido a un almuerzo con el presidente, Mario Abdo, y los ministros de Mujer, Niñez, Turismo y Trabajo, además de la fiscal general del Estado.

Cristina Lladó

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.