La reina Isabel II llega a su última morada

·3  min de lectura

El féretro de la reina Isabel II fue descendido este lunes a la cripta real del Castillo de Windsor, esta será su última morada. El hecho sucedió tras retirarle la corona imperial, el orbe y el cetro durante un servicio fúnebre en la capilla de San Jorge.

Ícono de una era, Isabel II, fallecida tras 70 años de histórico reinado, finalizó este lunes su último viaje en Windsor. Ahí llegó en procesión tras su enorme funeral en Londres para ser inhumada junto a sus padres y esposo.

Miles de personas se amasaron en la gran avenida que conduce al castillo de Windsor para ver llegar el féretro de la reina, transportado unos 40 kilómetros en coche fúnebre desde la capital británica.

La “segunda era isabelina” llegó simbólicamente a su fin cuando el más alto funcionario de la casa real rompió la vara de mando de la soberana. Esta será inhumada en una ceremonia privada prevista a las 19:30 en una capilla anexa.

“Vine a presentar mis respetos y saludarla una última vez al paso del coche fúnebre. Como veterano militar era mi deber. Y no podría estar más orgulloso de que sea enterrada en Windsor”, dijo a AFP Robert MacDonald, de 48 años, vecino de la localidad y que acudió vestido de uniforme.

“GOD SAVE THE KING”

El coche fúnebre llegó cubierto con flores que las multitudes le tiraron durante su recorrido desde Londres, donde Isabel II había sido homenajeada en unas solemnes exequias oficiales en la Abadía de Westminster.

Allí el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder espiritual de la Iglesia Anglicana, alabó la vida de la monarca, dedicada durante siete décadas a su pueblo.

“Las personas que aman servir son infrecuentes en cualquier ámbito de la vida. Los líderes que aman servir son aún más infrecuentes. Pero en todos los casos, aquellos que sirven serán amados y recordados, mientras que quienes se aferran al poder y los privilegios son olvidados”, afirmó Welby.

El Coro de la Abadía de Westminster y el Coro de la Capilla Real hicieron vibrar con sus cánticos a los 2,000 asistentes.

El oficio terminó con el himno nacional, “God Save the King” (Dios salve al rey), cantado en honor del nuevo monarca Carlos III.

DESPIDEN A LA REINA CON MARCHAS FÚNEBRES DE BEETHOVEN, MENDELSSOHN Y CHOPIN

Este siguió después a pie, acompañado por sus hermanos Ana, Andrés y Eduardo. Así como por sus hijos Guillermo y Enrique. La salida del féretro, cubierto con el estandarte real, la corona imperial, el cetro y el orbe, tenía detrás una procesión de casi 2 kilómetros por el centro de Londres.

El ataúd fue cargado sobre un carro de la Royal Navy que, al son de las marchas fúnebres de Beethoven, Mendelssohn y Chopin. Fue tirado por decenas de marinos hasta al Arco de Wellington, en Hyde Park Corner.

El Reino Unido la homenajeó con 10 días de luto nacional, cortejos y procesiones. Así como con una masiva emoción popular que volvió casi imperceptibles las protestas de una minoría de republicanos. N

Con información de AFP

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Isabel II: por qué el mundo lamenta tanto la muerte de la monarca británica

Dios salve a la reina Isabel II: lágrimas frente al palacio de Buckingham

Isabel II: presidentes, organismos internacionales y ministros le rinden homenaje