Para la reina Isabel II, 2021 fue un año de duelo y escándalos familiares

·7  min de lectura
La reina Isabel II de Gran Bretaña observa una ceremonia militar para conmemorar su cumpleaños oficial en el Castillo de Windsor el 12 de junio
Agencia AFP

LONDRES.- Para la reina Isabel II, 2021 fue un año difícil marcado por el duelo, el escándalo y los problemas personales de salud, todo bajo la lupa implacable de la prensa sensacionalista británica, que considera a los miembros de la familia real como un tópico permanente de fascinación y escrutinio.

En abril falleció el príncipe Felipe, con quien Isabel estuvo casada por más de siete décadas, y la foto de la reina sentada en soledad en su funeral debido a las restricciones por el coronavirus se convirtió para muchos en una síntesis de la crueldad de la pandemia. Pero el 2021 también fue el año de nuevas controversias y escándalos —como la explosiva entrevista del príncipe Harry y su esposa Meghan con Oprah Winfrey que desató un debate sobre el racismo en la familia real—, y de preocupación por la salud de la monarca de 95 años.

Para cumplir con las medidas de distanciamiento social, la reina Isabel se sentó sola durante el funeral de su esposo, el príncipe Felipe
Para cumplir con las medidas de distanciamiento social, la reina Isabel se sentó sola durante el funeral de su esposo, el príncipe Felipe


Para cumplir con las medidas de distanciamiento social, la reina Isabel se sentó sola durante el funeral de su esposo, el príncipe Felipe

Este es un repaso de uno de los años más complicados que haya vivido la realeza británica.

La muerte del príncipe Felipe

El príncipe Felipe, duque de Edimburgo, murió en abril a los 99 años. El Palacio dijo que Felipe, el príncipe consorte que más tiempo ostentó ese título en la historia británica, “falleció apaciblemente en el Castillo de Windsor”, en las afueras de Londres, donde se había aislado junto a la reina en medio de la crisis sanitaria global.

Poco antes de su muerte, Felipe había estado internado brevemente para someterse a una cirugía cardiovascular y estaba luchando con una infección no relacionada con el coronavirus, según indicaron desde Palacio.

La Reina Isabel II junto al Príncipe Felipe
La Reina Isabel II junto al Príncipe Felipe


La Reina Isabel II junto al Príncipe Felipe

El país despidió al príncipe con un funeral que rindió tributo a su larga vida, pero que también se ajustó estrictamente a las duras restricciones de Gran Bretaña durante la pandemia. Las ceremonias fueron adaptadas especialmente para adecuarse a la situación epidemiológica, con una escueta lista de 30 invitados.

Los deudos, incluida la reina, se cubrieron la cara con un barbijo negro, y una imagen en particular recorrió el mundo y conmovió a millones.

Vestida enteramente de negro, con la cabeza gacha y la cara cubierta, la reina tuvo que permanecer sentada en soledad durante el servicio religioso en la capilla St. George. La imagen se viralizó inmediatamente e inspiró a muchos a compartir su propia historia de cómo el distanciamiento social y las reglas por el coronavirus los habían obligado a llorar a los suyos en soledad.

La reina Elizabeth II en el funeral de el Principe Felipe de Edimburgo
Agencia AFP


La reina Elizabeth II en el funeral de el Principe Felipe de Edimburgo (Agencia AFP/)

Esa foto volvió a circular con intensidad más de seis meses después, cuando la oficina del primer ministro se vio vuelta en el escándalo: al parecer, Boris Jonhson y su equipo de Downing Street habían violado las restricciones pandémicas en múltiples ocasiones.

Cada cosa que leo sobre las fiestas de Boris y sus amiguitos me hace pensar en aquella foto de la reina, sola en el funeral del hombre que amó durante décadas, y se me rompe el corazón”, decía uno de los innumerables tuits que comparaba la actitud de la reina con los incumplimientos por parte de funcionarios del gobierno.

La escandalosa entrevista de Meghan y Harry con Oprah y la denuncia de racismo en el seno de la familia real

Fue un año intenso para el príncipe Harry y su esposa Meghan: en febrero perdieron sus patrocinios reales y títulos militares honoríficos, a mediados de año recibieron a su segundo hijo, y hasta hoy siguen siendo acusados de profundizar las divisiones en la familia real.

En marzo, Harry y Meghan se sentaron frente a Oprah Winfrey y le concedieron una resonante entrevista donde la pareja acusó a la familia real de hostilidad racial.

Meghan Markle, que es birracial, dijo que durante su embarazo hubo “preocupación y comentarios” sobre “qué tan oscura” seria la piel de su hijo por nacer. El planteo habría provenido de un miembro de la familia real no identificado, y la pareja luego se ocupó de aclarar que no se trataba ni de la reina ni del príncipe Felipe.

La difundida entrevista con Oprah
La difundida entrevista con Oprah


La difundida entrevista con Oprah

Harry también dijo que su padre y heredero al trono, el príncipe Carlos, había dejado de responder sus llamadas desde que la pareja decidió abandonar sus obligaciones reales, y dejó entrever que su relación con su hermano, el príncipe Guillermo, se había agriado. “Tomamos caminos diferentes”, dijo Harry con relación a su hermano.

Meghan también reveló que desde su ingreso a la familia había tenido “constantes” ideas de suicidio. “Simplemente no quería seguir viviendo”, le dijo a Oprah, y a continuación la pareja acusó a la familia de una pasmosa falta de sensibilidad y de apoyo.

Después de la entrevista y a través de un comunicado, la reina se manifestó “entristecida” por los comentarios de la pareja y dijo que “los asuntos mencionados, en particular los de la raza, eran preocupantes”. El príncipe Guillermo, en línea directa al trono, también se vio obligado a negar la acusación de racismo contra su familia.

El príncipe Andrés, acusado de abuso sexual, sigue bajo la lupa

Hace tiempo que el segundo hijo de la reina Isabel, el príncipe Andrés, es cuestionado por su amistad con el exfinancista Jeffrey Epstein, que fue condenado por abuso sexual y encontrado muerto en su celda en 2019.

El príncipe también enfrenta acusaciones de ataque sexual contra Virginia Giuffre, una mujer norteamericana que dice haber sido obligada a tener sexo con Andrés por orden de Epstein en al menos tres ocasiones. El príncipe niega todas las acusaciones en su contra.

En octubre, la justicia británica confirmó el cierre de la investigación de esas acusaciones.

Virginia Giuffre, entonces llamada Roberts, fotografiada con el príncipe Andrés en Londres en 2001.
Virginia Giuffre, entonces llamada Roberts, fotografiada con el príncipe Andrés en Londres en 2001.


Virginia Giuffre, entonces llamada Roberts, fotografiada con el príncipe Andrés en Londres en 2001.

Sin embargo, el príncipe Andrés todavía enfrenta la demanda por daños presentada por Giuffre en Estados Unidos. En noviembre, los abogados del príncipe intentaron tumbar la causa con una presentación judicial ante un magistrado que consideró que la demanda era “infundada”.

La investigación sobre los escándalos de Epstein seguramente se reanude en 2022, y Andrés ya tiene un pedido de indagatoria para declarar bajo juramento ante un tribunal norteamericano el 14 de julio próximo.

Breve internación y una seguidilla de apariciones públicas canceladas que generaron preocupación por la salud de la reina

La gran mayoría de los británicos no conoce lo que es la vida sin la reina Isabel en el trono, al que ascendió en 1952. Y eso significa que casi todos los británicos están pendientes de todo lo que ocurra con su salud.

En octubre, se vio a la monarca usando un bastón para ayudarse a caminar, y la imagen fue un crudo recordatorio de que Isabel tiene 95 años. Ese mismo mes, Palacio anunció que la reina había sido internada para la realización de “estudios preliminares”. La preocupación cundió de inmediato.

La reina Isabel salió con el bastón en una mano y un ramo de flores en la otra del evento por el centenario de la Royal British Legion
Frank Augstein


La reina Isabel salió con el bastón en una mano y un ramo de flores en la otra del evento por el centenario de la Royal British Legion (Frank Augstein/)

Al día siguiente la reina fue dada de alta con la recomendación de tomarse las cosas con calma y realizar “solo tareas livianas” desde el Castillo de Windsor. La amenaza de salud la obligó a cancelar viajes, aunque la monarca siguió en contacto con algunos funcionarios a través de videollamada.

La reina también desistió de asistir a los servicios por el Día del Recuerdo, hecho que el Palacio lo adjudicó a “dolores de espalda”.

De todos modos, la reina sí dio su tradicional mensaje navideño por televisión, el primero desde la muerte de su esposo Felipe, y el de este año tuvo un tono inusualmente personal.

La reina Isabel II habló ante los británicos junto a una foto con su marido, el difunto príncipe Felipe
La reina Isabel II habló ante los británicos junto a una foto con su marido, el difunto príncipe Felipe


La reina Isabel II habló ante los británicos junto a una foto con su marido, el difunto príncipe Felipe

Y si bien en 2021 la realeza británica sufrió grandes pérdidas, la familia también se agrandó por la llegada de cuatro nuevos integrantes. La reina termina 2021 con 12 bisnietos, cuatro de los cuales celebraron su primera Navidad.

Y la llegada de 2022 marca el año en que se celebra su Jubileo de Platino, que conmemorará sus 70 años como monarca “con el evento real más grande que jamás se haya realizado”, en palabras de los organizadores.

Por Jennifer Hassan

Traducción de Jaime Arrambide

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.