El regreso de Raúl Castells, el piquetero de los golpes de efecto y las jugadas al límite

LA NACION
·3  min de lectura
Raúl Castells protagonizó decenas de cortes, tomas y huelgas de hambre desde los 90 y fue detenido en múltiples oportunidades, pero también trabó alianzas con todos los sectores políticos
Fuente: LA NACION - Crédito: Manuel Cortina

El dirigente piquetero Raúl Castells reaparece por oleadas en la escena pública. Después de un período de perfil bajo, encabezó esta mañana una protesta en el Obelisco para reclamarle al gobierno nacional un aumento para los haberes de los jubilados y el mantenimiento del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), entre otras demandas.

Esta mañana, frente a las cámaras de televisión, dijo: "Faltan 45 días para la Navidad y les han quitado el IFE a 9 millones de personas. No hay comida en las casas de, por lo menos, media Argentina. Han suspendido la entrega de alimentos a comedores y merenderos en donde se alimentan 11 millones de personas, la cuarta parte de la Argentina. ¿Qué quieren que hagamos?".

IFE: El ingreso de emergencia sufrirá un fuerte recorte en diciembre y luego desaparecerá

Castells también acompañó, en esa manifestación, el reclamo de los taxistas que, nucleados en el Sindicato de Peones de Taxis (SPT) piden prohibir "las aplicaciones de transporte ilegal como Uber".

Castells, rosarino de 66 años, fundó en 1993 el Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados (MIJP) junto a su expareja, la dirigente Saturnina "Nina" Pelozo. El nombre de esa agrupación luego mutó en Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD).

Protagonizó decenas de cortes de ruta durante el gobierno menemista -uno de los más notorios fue el corte al Puente La Noria en 2007- y tomó hospitales, dependencias públicas y sedes de empresas. Esas jornadas de protesta culminaron, en varias oportunidades, con su detención y su posterior liberación.

Raúl Castells, antes de ser detenido, en 2006
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Gómez

Durante los primeros años del gobierno de Néstor Kirchner, su agrupación encabezó numerosas protestas callejeras. Se enfrentó a la cadena McDonald's y tomó nueve de sus locales en la Capital Federal. Nina Pelozo fue la cara visible de esas tomas, mientras Castells tensaba la relación con la entonces YPF Repsol, la petrolera a la cual también le organizó protestas piqueteras y tomas.

Protagonizó varios incidentes y fue detenido al menos cuatro veces. En 2004 pasó 57 días bajo arresto, de los cuales 37 los pasó en huelga de hambre, por lo que debió ser hospitalizado. La última vez que quedó detenido fue este año, por la toma de un corralón municipal en la ciudad de Resistencia, en Chaco.

Aunque originalmente se identificó como un militante de izquierda radicalizada, en 2006 Castells sorprendió al mostrarse en una movilización Congreso Nacional junto al ingeniero Juan Carlos Blumberg para pedir aumentos para los jubilados. En 2007 aspiró a la presidencia y se postuló en una fórmula con Nina Pelozo como vice. Obtuvieron el 0,26 por ciento de los votos.

No hizo demasiado ruido durante el gobierno de Mauricio Macri. En 2013, integró una alianza electoral en Salta con el exgobernador de esa provincia y actual senador de Juntos por el Cambio Juan Carlos Romero. Para las elecciones de 2015 Castells selló una alianza del MIDJ con el Frente Renovador, conducido por Sergio Massa.

Apenas asumió el gobierno de Alberto Fernández, Castells fue quien organizó la primera manifestación frente al Obelisco para pedir trabajo, el 12 de diciembre del año pasado. Esa movilización contó con la participación del Polo Obrero.

En febrero de este año, fue denunciado por la conductora televisiva Susana Giménez, a quien insultó en una manifestación que hizo por sus dichos sobre la pobreza.

"Ficha limpia": la oposición busca aprobar en Diputados un proyecto que incomoda al kirchnerismo

Su expareja, Nina Pelozo, se postuló como senadora por la Provincia de Buenos Aires en 2005, pero obtuvo menos de 0.5% de los votos. Luego participó del segmento "Bailando por un sueño" de Showmatch en el año 2007, al que le aportó picos de rating, y al que acudió acompañada por Castells en varias emisiones.