El regreso de Marco Ruben es la primera señal de Rosario Central tras el bochorno en la Copa Argentina

Alberto Cantore
·4  min de lectura
Marco Ruben quebró el modo pausa y regresará a Rosario Central; el primer refuerzo para Kily González después de la estrepitosa caída contra Boca Unidos por la Copa Argentina.
Fuente: Archivo - Crédito: Marcelo Manera

Un golpe de efecto, una señal para maquillar el bochorno deportivo que provocó la eliminación de la Copa Argentina, tras ser goleado 3-0 por Boca Unidos, equipo del torneo Federal A. El regreso de Marco Ruben, que se anunciará hoy, y recuperar las negociaciones para sumar a Jorge Broun, dos movimientos que ofrecen alivio, después de los días agitados que transitó Rosario Central. Un par de derrotas, el sábado cayó 3-1 con Vélez, en el desenlace de la Zona Complementación de la Copa Diego Maradona, expuso la tensión interna del plantel, el desconcierto del Kily González al mando del grupo, el fastidio de los hinchas por situaciones futbolísticas e institucionales y también alimentó a los cobardes a ensayar escraches y amenazas al vicepresidente Ricardo Carloni.

Rosario Central está confundido desde hace tiempo y existen situaciones que agigantan el desconcierto. Cuatro días atrás, el retorno de Ruben estaba descartado: los dirigentes no se contactaban con el goleador, más allá de las charlas con el representante Andrés Miranda. En el medio, la figura de Emiliano Vecchio, que volvió al club tras 14 años y se exhibió como emblema en un plantel de juveniles y de jugadores con experiencia, aunque resistidos por los hinchas, como Joaquín Laso y Jonathan Bottinelli; Vecchio tomó relevancia y atribuciones desmedidas. "Nunca tuve problemas con Ruben. A veces los seres humanos nos equivocamos y tenemos cortocircuitos. Como capitán del equipo, me encantaría que venga el que quiera sumar, dar el ciento por ciento. Tiene las puertas abiertas", señaló el N°10, que tres años y medio atrás disparó que el artillero le truncó la vuelta al club. Referente para el Kily González, intentó convencer a Milton Caraglio para que se integrara al proyecto, una jugada que anulaba el retorno de Ruben. El delantero, sin embargo, firmó con Atlas, de México.

Con un puñado de partidos, Emiliano Vecchio se adueñó del vestuario canalla; sin embargo, el capitán sostuvo un cruce con el preparador físico Ernesto Colman e invitó a pelear a Fabián Rinaudo.
Fuente: Archivo - Crédito: Mauro lLfieri/Pool Argra

También Vecchio mantuvo una disputa con el preparador físico Ernesto Colman, que anteanoche no estuvo en el juego con Boca Unidos, en San Nicolás. El jugador se quejó por el trabajo exigente que impone el PF, que entrenó al incansable Rosario Central que lideró Eduardo Coudet; de modo extraño, el actual equipo se desploma en la última media hora de los partidos, como si los jugadores no se brindarán durante la semana al ciento por ciento. En la puja, Fabián Rinaudo tomó partido por Colman y fue invitado a pelear por el capitán. La relación con Colman parece no tener retorno, aunque la vuelta de Ruben podría modificar el escenario para que retome sus funciones. ¿Estará decidido Kily González a cambiar de PF?

Copa Argentina: goleado por un equipo del Federal A, Rosario Central agiganta su desconcierto y las internas

¿Qué cambió en 72 horas para que Ruben modificará su decisión? Un contacto telefónico con el Kily González y con Vecchio, con el que ajustó las diferencias que existían del pasado; la charla fue anterior a la estrepitosa caída en la Copa Argentina, aunque en San Nicolás nadie filtró el acuerdo por la vuelta del goleador. El Nº 9 regresó en 2015 y más tarde presionó a Dinamo de Kiev para que negociara la transferencia a Rosario Central con la amenaza de retirarse; alzó la Copa Argentina 2018, con Edgardo Bauza, y desacuerdos con los dirigentes provocaron su marcha a préstamo a Athletico Paranaense; la vuelta fue opaca y decidió ponerse en modo pausa.

También aceleran por el arquero Broun en Rosario Central. Pedido por el Kily González, el primer acuerdo tuvo un punto ciego: quién se hacía cargo de los 130 mil dólares para destrabar la salida de Gimnasia y Esgrima La Plata. En esas condiciones, la negociación era imposible. El representante Roberto San Juan liberó al club de buscar otro arquero -apuntaron al paraguayo Juan Espínola, que acordó con Godoy Cruz-, aunque el sacudón en San Nicolás hizo retomar las tratativas. Económicamente, Rosario Central tiene severas dificultades, con un pasivo de 15 millones de dólares. ¿Será Rinaudo, con contrato hasta junio, la pieza de cambio?

El primer torneo de Kily González al frente de Rosario Central descubrió algunos aciertos y varios errores; el DT deberá reacomodar piezas y necesita refuerzos de jerarquía.
Fuente: Archivo - Crédito: Marcelo Manera

"Está claro que tengo que revisar un montón de cosas. Tengo que ser más contundente en mis decisiones. Ahora tengo que reprogramar todo, juntarme con los dirigentes para no volver a pasar más por esta situación. El plantel entra en vacaciones, pero nosotros tenemos que armar el plantel que viene", dijo Kily González. El DT ya tiene a Ruben y espera a Broun; le falta un zaguero central, Pablo Álvarez (36 años) se puso a disposición para volver al club, y un volante. Para diseñar el primer bosquejo del próximo Rosario Central también deberá depurar el grupo, Bottinelli, Laso y Alan Bonansea, los primeros apuntados.

Rosario Central: el preparador físico discutió con Vecchio y Rinaudo y no volvió a los entrenamientos