Regreso al Dust Bowl: el verano de 2021 es el más caluroso registrado en EE.UU., a la par del de 1936

El verano de 2021 en EE.UU. batió el récord de calor establecido durante el histórico verano “Dust Bowl” de 1936, según nuevos datos del gobierno.

Desde junio hasta agosto, la temperatura media en el territorio continental de EE.UU. fue de 74 grados Fahrenheit, 2,6 grados por encima de lo normal. La Administración Nacional de la Atmósfera y los Océanos (NOAA) informó el jueves de que esto “supera técnicamente” el verano del Dust Bowl de mediados de la década de 1930, pero por un margen muy pequeño.

Según la NOAA, un 18,4% del territorio continental de EE.UU. experimentó temperaturas altas récord. California, Idaho, Nevada, Oregón y Utah registraron su verano más caluroso, mientras que otros 16 estados tuvieron un verano que estuvo entre los cinco más calurosos.

La ola de calor de 1936 fue una catástrofe: causó la muerte de más de 5.000 personas y provocó la extinción de gran parte de los cultivos agrícolas. Se produjo en medio de la época del “Dust Bowl” de la década de 1930, un periodo de intensa sequía y pérdida de cosechas en las Grandes Llanuras.

La desesperación de la época, agravada por las repercusiones económicas de la Gran Depresión, provocó hambre generalizada, pobreza y migraciones masivas, y quedó grabada en la conciencia estadounidense por la novela de John Steinbeck The Grapes of Wrath y las imágenes de la fotógrafa Dorothea Lange.

Pero mientras que el Dust Bowl de los años treinta se debió en gran medida a la inexperiencia de los agricultores, el clima extremo que afecta a Estados Unidos en 2021 está relacionado con las condiciones causadas por la crisis climática.

Las tendencias del cambio climático a largo plazo muestran que la última década ha sido la más cálida de la historia, con los seis años más calurosos desde 2015. Los tres años más calurosos registrados son 2016, 2019 y 2020.

Ha sido un verano de extremos mortales y destructivos en todo Estados Unidos. Comenzó con una ola de calor sin precedentes en el noroeste del Pacífico que provocó unas 200 muertes.

Leer más: Tres nuevos incendios forestales estallan en California a medida que equipos ganan ventaja al fuego de Caldor

Los estados del oeste también se han enfrentado a un número sin precedentes de incendios forestales, muchos de los cuales han sorprendido a los equipos de bomberos por su ferocidad y volatilidad, arrasando cientos de miles de hectáreas en California, Oregón, Nevada y otros lugares. Además, California está inmersa en una megasequía que se ha visto agravada por repetidos episodios de temperaturas de tres dígitos y por incendios de semanas de duración.

En agosto, las fuertes inundaciones afectaron a los estados del sur, incluido Tennessee, donde murieron 20 personas cuando las aguas destruyeron casas, carreteras, torres de telefonía móvil y líneas telefónicas.

Según la NOAA, el promedio de precipitaciones en el verano de EE.UU. se acercó a las 9,5 pulgadas, es decir, casi 1,2 pulgadas por encima de la media, lo que convierte a 2021 en el octavo verano más lluvioso desde que se iniciaron los registros.

Mississippi tuvo su verano más húmedo registrado, mientras que Alabama, Massachusetts, Michigan y Nueva York tuvieron un verano que se situó entre los cinco más húmedos. En Minnesota, fue el séptimo verano más seco registrado.

Al final del verano, el huracán Ida, de categoría 4, se abalanzó sobre Luisiana con vientos de hasta 240 km/h, causando destrucción generalizada y cortes de electricidad.

Días después, los restos de Ida provocaron inundaciones catastróficas en el noreste del país que causaron decenas de muertos. Al menos 50 personas murieron en seis estados del este cuando las lluvias récord desbordaron los ríos y los sistemas de alcantarillado. La mayoría se ahogaron en sótanos y coches que se llenaron rápidamente de agua, o fueron arrastrados por las corrientes.

Luisiana actualizó el miércoles su cifra de muertos a causa de Ida a al menos 26 personas. La oficina del forense de Orleans Parish confirmó al menos nueve muertes relacionadas con el calor.

En lo que va de año, la temperatura media de EE.UU. fue de 55,6 F, 1,8 grados por encima de la media del siglo XX, lo que la convierte en la decimotercera más cálida de la historia.

Relacionados

Crías de pájaros saltan de los nidos antes de saber volar debido a las olas de calor mortales

Nueva ola de calor azota noroeste de EEUU

EEUU: advierten ola de calor en el país mientras continúan más de 100 incendios en 15 estados

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.