Regresó la sonda china que estuvo en la Luna, cargada de rocas y semillas irradiadas

LA NACION
·3  min de lectura

PEKÍN.- Una sonda china con rocas y arena de la Luna, y semillas irradiadas en el espacio, regresó hoy a la Tierra y completó la primera misión al satélite terrestre en cuatro décadas, informó la agencia de noticias estatal Xinhua.

El módulo de la nave espacial Chang'e-5 aterrizó en la región de Mongolia Interior, en el norte de China, informó la agencia espacial de ese país, citada por Xinhua.

Coronavirus: los cinco países mejor posicionados para recuperarse de la crisis y la previsión para la Argentina

La cápsula se separó de su módulo orbital y rebotó en la atmósfera de la Tierra para reducir su velocidad antes de atravesarla y aterrizar con paracaídas.

China busca alcanzar a Estados Unidos y Rusia después de tomar décadas para igualar los logros de sus rivales e invertir miles de millones en su programa espacial militar.

La sonda china Chang'e 5, bautizada con el nombre de una diosa de la Luna según la mitología china, se posó sobre el satélite el 1 de diciembre y dos días después comenzó su viaje de regreso a la Tierra.

La misión incluyó extraer 2 kilos de rocas tras perforar el suelo hasta dos metros de profundidad, en el "Océano de las Tormentas", una vasta llanura de lava.

Coronavirus. Los misterios que desvelan al mundo a un año del brote

Los científicos esperan que las muestras recolectadas les permitan conocer más sobre los orígenes de la Luna, su formación y la actividad volcánica en su superficie.

Con esta misión, China será el tercer país en haber extraído muestras del satélite, después de Estados Unidos y la antigua Unión Soviética en las décadas de 1960 y 1970.

Se cree que estas rocas y escombros son miles de millones de años más recientes que las obtenidas por Estados Unidos y la Unión Soviética, y permiten aumentar el conocimiento de la historia de la Luna y otros cuerpos del sistema solar.

El último intento lo había llegado a cabo con éxito la antigua Unión Soviética en 1976, con la misión robótica Luna 24.

Esta misión es una nueva etapa del programa espacial chino, que a principios de 2019 consiguió por primera vez en la historia el alunizaje de un aparato en la cara oculta de la Luna.

China espera disponer de una estación espacial de aquí a 2022, y, finalmente, enviar astronautas a la Luna.

Además de las muestras de rocas, los científicos chinos aguardan con interés otro paquete del viaje espacial: una variedad de semillas de plantas que fueron llevadas y regresadas del espacio para ser irradiadas y mejorar las cosechas. Según la Space Breeding Innovation Alliance, citada por Xinhua, su programa de reproducción espacial era parte de la carga útil.

El cultivo espacial en China comenzó en la década de 1980. Esta vez incluyó arroz, orquídeas, alfalfa y avena. Después de estar expuestas a la radiación cósmica y la gravedad cero, algunas semillas mutan y producen mayores rendimientos y una mejor calidad cuando se vuelven a plantar en la Tierra, dicen los científicos.

Los investigadores buscan producir semillas de calidad con nuevas tecnologías espaciales, con la esperanza de reducir la dependencia de China de las importaciones.

Desde 2009, el instituto ha enviado 38 lotes de semillas de nueve tipos de forrajes al espacio en siete viajes, incluidas tres naves espaciales de la serie Shenzhou, el laboratorio espacial Tiangong-1, el satélite recuperable Shijian-10 y la nave espacial tripulada de nueva generación y Chang '. Sonda e-5. El instituto ha cultivado Alfalfa Zhongtian No. 1, que se cultiva ampliamente en el norte de China.

Los investigadores dicen que no es posible predecir si las semillas enviadas al espacio eventualmente mutarán o cómo lo harán. La respuesta solo se revela cuando regresan a la Tierra para plantarlas y seguir con su cultivo.

Agencias AP y DPA