Se han registrado 950 voluntarios para la prueba de vacuna

·2  min de lectura

OAXACA, Oax., noviembre 7 (EL UNIVERSAL).- Con el arranque de la tercera fase de la vacuna chino-canadiense del laboratorio CanSino Biologics, hasta el momento se han registrado 950 voluntarios para un total de mil dosis que se aplicarán en el estado, informó Víctor Bohórquez López, director de la Red Osmo en Oaxaca.

Por ello, solicitó a la población del estado a continuar registrándose como voluntarios, por si algunos de los que se han inscrito resultan no ser aptos para que se les aplique la vacuna tras la valoración clínica.

Oaxaca es el primer estado del país que inicia la fase 3 de esta vacuna contra el Covid-19. El viernes se aplicó a los primeros cinco voluntarios que se registraron luego de firmar un documento con su consentimiento informado y pasar las pruebas clínicas, en las cuales se determina si no tiene alguna enfermedad no controlada como diabetes o hipertensión.

"Hay criterios de inclusión, pero también hay criterios de exclusión si se identifica que tiene una enfermedad no controlada, como diabetes e hipertensión, son factores de exclusión", explicó la doctora Norma Rivera, quien encabeza la investigación en Oaxaca.

La especialista recordó que ya hubo dos fases de estudio realizada por el laboratorio CanSino Biologics, en los cuales la vacuna no generó efectos adversos en los pacientes que se sometieron a estos análisis.

En Oaxaca, detalló, los voluntarios serán monitoreados por un periodo de 12 meses. Cada semana serán llamados por teléfono para conocer su estado de salud y se les hará una revisión física a los 28 días de la aplicación de la dosis.

Posteriormente, a los seis y 12 meses de la aplicación el paciente tendrá que acudir nuevamente a las instalaciones para que se les tomen muestras de sangre y verificar que la vacuna haya generado anticuerpos o defensas contra el Covid-19.

Víctor Bohórquez agregó que la decisión de transportar a los pacientes desde sus hogares al laboratorio y del laboratorio a sus hogares una vez aplicada la vacuna, es para proteger la integridad de los voluntarios.

También reiteró que el recibir la dosis no significa que harán su vida normal, sino que deben continuar con las medidas de prevención para no contagiarse.