Dos regiones de Nueva York pasan a fase 3 entre polémica por quejas sobre bares

Agencia EFE

Nueva York, 15 jun (EFE News).- El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, comunicó este lunes que las regiones de Western New York y Capital Region avanzarán a la fase tres de reapertura mañana y el miércoles, respectivamente, a la par que amenazó con revocar licencias a bares y restaurantes que incumplan las normas de prevención contra el virus tras recibir más de 25.000 quejas en los últimos días, la mayoría en la Gran Manzana o Long Island.

"La gente me envía las fotos directamente. He llamado personalmente a los dueños de algunos locales para preguntarles qué estaban haciendo y les he recordado que el estado puede quitarles sus licencias de venta de alcohol o de actividad si continúan no respetando las normas", insistió el dirigente demócrata en su conferencia de prensa diaria.

Asimismo, Cuomo indicó que, debido a la mejora de los indicadores, se había modificado el número de personas que pueden reunirse y que, en vez de diez personas, ahora se eleva hasta 25.

con respecto a las zonas que estrenan fase tres, apuntó que en este período está permitido el 50 % de ocupación en el interior de los restaurantes y recordó que la distancia física de dos metros es obligatoria, así como el uso de mascarilla entre los empleados y entre los clientes mientras no estén sentados.

En las mesas podrá haber hasta un máximo de 10 personas y se deberá limpiar y desinfectar los menús y el mobiliario después de cada uso.

"NUEVA YORK INTELIGENTE"

Cuomo volvió a sacar pecho de las cifras de la pandemia que registra Nueva York e insistió en que, "al contrario que en otros estados", la curva continua bajando a pesar de las reaperturas, algo que achaca a una actuación "inteligente".

"Teníamos la peor tasa de infección en EE.UU.y ahora tenemos la mejor. Es una transformación total y Nueva York ha escalado la montaña más alta", expresó.

Los números reflejan que el porcentaje de infectados de los más de 50.000 tests diarios es inferior al 1,4 en todas las regiones, con Western New York y New York City (1,4% y 1,3%, respectivamente) liderando la tabla de positivos.

Nueva York registró durante el domingo 25 muertes (20 en hospitales y 5 en residencias) frente a las 23 del sábado, en la que es la media de tres días con el número más bajo de fallecimientos.

"Nos encantaría ver el número de muertes en cero, pero nunca llegará porque ya es tan bajo que las muertes achacadas al COVID-19 se producen también por condiciones preexistentes", dijo Cuomo.

IMPULSO A LAS INFRAESTRUCTURAS

El dirigente realizó su rueda de prensa desde el puente que lleva el nombre de su padre, Mario Cuomo, exgobernador de Nueva York, donde ha inaugurado un carril bici y peatonal para cruzar el río Hudson y que esta noche se iluminará de azul para celebrar el cumpleaños de su familiar.

Andrew Cuomo defendió que ese puente es un ejemplo de lo que se puede hacer para reactivar la economía y construir "un nuevo Nueva York".

"Es tiempo de construir y capitalizar el momento", apuntó en referencia a la reconversión de Penn Station o el aeropuerto de Albany, entre otros proyectos.

PETICIÓN A LAS ADMINISTRACIONES LOCALES

Tras aprobar la semana pasada una serie de leyes destinadas a combatir la violencia policial y el racismo sistémico, Cuomo pidió hoy a las administraciones locales que no dejen para última hora la aplicación de lo que se establece en las nuevas normas.

"Tienen 290 días para implantar las nuevas medidas previstas en las leyes estatales", subrayó Cuomo.

Entre las nuevas medidas se encuentra la necesidad de reportar el uso de un arma por parte de un agente en menos de seis horas, la obligatoriedad de llevar un registro de datos sobre los arrestos que incluya raza y etnia de los detenidos y ofrecer asistencia médica y mental para cualquier persona bajo arresto o en custodia que lo requiera.

(c) Agencia EFE