Regiones rusas ofrecen menores restricciones y una vida sin mascarilla a quienes deseen vacunarse

Polina Nikolskaya
·2  min de lectura

Por Polina Nikolskaya

MOSCÚ, 13 ene (Reuters) - Algunas regiones rusas están proponiendo relajar las restricciones por el COVID-19, como el uso obligatorio de mascarillas, y otros incentivos para quienes reciban la vacuna desarrollada por científicos del país.

Rusia, que tiene el cuarto mayor número de muertes por COVID-19 en el mundo, comenzó las inoculaciones a gran escala de su vacuna Sputnik V el mes pasado y el presidente Vladimir Putin ha dicho que el programa debería estar disponible para toda la población a partir de la próxima semana.

El jueves, el gobernador de la región de Sajalín en el distrito del Lejano Oriente propuso distribuir prendedores a las personas que se hayan vacunado con el fin de permitirles dejar las mascarillas.

Negocios como peluquerías o plantas acuícolas podrían ser declaradas también "zonas verdes" una vez que todo su personal haya sido inoculado, dijo el gobernador Valery Limarenko.

"Tenemos que volver a la vida (normal) lo antes posible", dijo en redes sociales.

En Moscú, el alcalde Sergei Sobyanin ha dicho a estudiantes y pensionados que sus identificaciones sociales -que les concedían descuentos o gratuidad en el transporte público, ahora paralizado- volverán a activarse una vez que sean vacunados.

Residentes en Moscú dicen que el número de personas que se está inscribiendo para recibir la vacuna está aumentando, luego de que hace unas semanas se reportaran bajos volúmenes de solicitudes.

Pavel, un moscovita de 34 años, dijo a Reuters que no había fila cuando llegó para su primera inyección de la vacuna a fines de diciembre, pero que la clínica estaba llena cuando volvió para la segunda dosis el miércoles.

Rusia informó el jueves 24.763 nuevos casos de COVID-19 en las últimas 24 horas, lo que elevó el recuento nacional a casi 3,5 millones de infecciones desde que comenzó la pandemia. El número de muertos asciende a 63.940 personas.

(Reporte de Polina Nikolskaya; escrito por Tom Balmforth. Editado en español por Marion Giraldo)