Regiones españolas piden medidas más duras ante el aumento de los contagios

·2  min de lectura
The coronavirus disease (COVID-19) outbreak in Barcelona
The coronavirus disease (COVID-19) outbreak in Barcelona

MADRID, 3 nov (Reuters) - La región de Castilla y León, situada en el norte de España, ordenó el martes el cierre de bares y restaurantes y exigió al Gobierno central medidas más duras para contener uno de los peores brotes de coronavirus de Europa.

Durante el anuncio de las nuevas restricciones, que entrarán en vigor el 6 de noviembre, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, describió la situación como de "riesgo máximo", añadiendo que su gobierno es partidario de adoptar medidas más estrictas pero que se ve obstaculizado por el marco legal vigente en España.

Bajo el estado de alarma de seis meses declarado la semana pasada, las autoridades regionales tienen competencias para declarar toques de queda y cerrar negocios, pero no pueden imponer el confinamiento domiciliario sin la autorización del Gobierno central.

Fernández Mañueco exigió al Gobierno del socialista Pedro Sánchez que "asuma la responsabilidad y que bajo el control parlamentario correspondiente tome las medidas que requiere la situación".

A diferencia de Francia, Alemania y Reino Unido, que han anunciado el confinamiento total del país, España ha optado por una respuesta a nivel regional, lo que ha dado lugar a un mosaico de normativas diferentes.

El anuncio de Castilla y León se produjo un día después de que la comunidad autónoma de Asturias cerrara los bares y pidiera permiso al Gobierno central para decretar el confinamiento domiciliario, medida esta última que no obstante fue rechazada por el Ministerio de Sanidad.

Cataluña también ha adoptado un enfoque de línea dura, cerrando restaurantes hace más de dos semanas y restringiendo los viajes a través de sus fronteras regionales.

Mientras tanto, los bares y restaurantes de Madrid, que sólo están obligados a cumplir con los límites de aforo y a cerrar a las 11 p.m., se llenaron de personas durante un fin de semana prolongado por el Día de Todos los Santos.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, la conservadora Isabel Díaz Ayuso, ha optado por una regulación menos estricta, afirmando el martes que el confinamiento total en la región es "el último recurso".

Con más de 1,2 millones de casos de COVID-19, España registra la segunda mayor cifra de Europa occidental después de Francia. El número de muertos asciende a 36.257, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad publicados el lunes.

(Información de Nathan Allen; editado por Alexandra Hudson; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)