Hay otras regiones dispuestas a comprar gas ruso aparte de Europa, dice el Kremlin

·1  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, asiste a una rueda de prensa conjunta del presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, en Moscú, Rusia

MOSCÚ, 14 sep (Reuters) - El Kremlin restó importancia el miércoles al impacto de la pérdida de ventas de gas a Europa en la economía rusa y dijo que había muchos otros países que querían comprar los recursos energéticos de Rusia.

En respuesta a una pregunta sobre si una interrupción prolongada de las exportaciones de gas a Europa resultaría imposible a largo plazo, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo a los periodistas en una sesión informativa que otros compradores podrían compensar la demanda europea.

"Europa no es el único consumidor de gas natural, ni el único continente que lo necesita", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en una conferencia telefónica.

"Hay regiones que se desarrollan a un ritmo mucho más rápido, (...) pueden compensar la (reducida) demanda de gas (ruso) en Europa", dijo.

Desde el inicio de lo que Rusia llama su "operación militar especial" en Ucrania, la Unión Europea se ha comprometido a reducir su dependencia de la energía rusa, introduciendo restricciones a las importaciones de petróleo ruso y proponiendo un tope de precios para el gas ruso.

Al mismo tiempo, el gigante estatal ruso del gas, Gazprom, ha reducido drásticamente el volumen de gas que suministra a Europa, alegando que los clientes no pagan en rublos, en lugar de los dólares o euros contratados, y fallos técnicos, que achaca a las sanciones occidentales.

Entre los países que se benefician de la caída de las exportaciones rusas a Europa se encuentra China, que este año está comprando más energía, y más barata, a Rusia.

Moscú también está debatiendo un nuevo e importante proyecto de infraestructura para transportar gas a China a través de Mongolia.

(Información de Reuters; editado en español por Benjamín Mejías Valencia y José Muñoz en la redacción de Gdansk)