De Regil: no me importa mi cuerpo sino sentirme bien

CIUDAD DE MÉXICO, enero 16 (EL UNIVERSAL).- A Bárbara de Regil no le asusta perder su curvilínea figura, siempre y cuando un personaje lo requiera, porque asegura ser una actriz dedicada y entregada a su profesión.

"Si en algún momento me dicen que para un papel tengo que subir 20 kilos, los subo, a mí no me importa mi cuerpo, me importa sentirme bien, yo no hago ejercicio por verme bien sino por sentirme feliz, por ejemplo, ahora para una serie voy hacer a una mujer que tiene esclerosis, entonces no me voy a ver bonita y no me importa".

Las cosas cambian cuando se trata de su día a día y lo que comparte en sus redes sociales, porque la estrella de la serie "Rosario Tijeras" sabe que tiene muchas seguidoras y la ven como un ejemplo a seguir, por eso dio forma a uno de sus proyectos más personales hasta el momento: sus clases de cardio motivacional.

"Te va bien cuando haces las cosas con el corazón, estas clases comenzaron así con amor, porque me lo pidieron las chavitas, porque querían motivación en vivo".

Bárbara compartió que comenzó a idear una forma para complacer a sus seguidoras, entonces le comentó a su esposo Fernando Schoenwald, que rentaría un lugar para dar una clase en domingo, así lo hizo y logró convocar a 500 personas, porque no cabían más, que tomaron su sesión gratis, pero para su sorpresa comenzaron a llegarle propuestas de varias partes del país para impartirlas y hoy esto la tiene haciendo una gira, con la cual llegará el 1 de febrero a la Ciudad de México.

"La actuación me da mucho placer, porque a mis personajes les meto tanto corazón que la gente lo vibra cuando lo ve, pero no les dejo nada y mis clases sí. Terminan las sesiones y las veo supermotivadas, porque les digo que se dejen de juzgar y criticar, entre otras cosas, y veo que de repente toco fibras. Esto no es sólo hacer ejercicio y pasarla bien, es cambiar todos los chips, hacer un cambio y optar más por lo bueno, como alimentarse bien o pedir perdón a quien ofendimos".

La actriz asegura que sus clases son para todos, desde niños hasta adultos mayores, comentó que incluso asisten parejas de madres e hijas que al final salen como si fueran amigas y es algo que le gusta mucho porque ella es así con su propia hija, Alexa de Regil de tan sólo 15 años.

Bárbara señaló que esta filosofía de vida ha llevado un proceso que le ha tomado tiempo, porque asegura que ella era una persona tóxica, que fumaba y bebía en exceso, tal como se puede ver en un video que circula en la red, cuando formó parte de un realty del canal Telehit.

"Esa niña es la grosera, la veo y digo: la amo pero qué bueno que no soy más esa niña".