La región española de Cataluña celebrará elecciones el 14 de febrero

·2  min de lectura
Carlos Carrizosa, portavoz parlamentario de Ciudadanos, pasa ante el presiente catalán en funciones, Pere Aragonès, durante una sesión en el Parlamento regional, el 30 de septiembre de 2020 en Barcelona

Cataluña, en el noreste de España, celebrará el próximo 14 de febrero las quintas elecciones regionales en diez años, reflejo de la inestabilidad en este territorio tras el auge del movimiento independentista, que llegará fragmentado a estos comicios.

El diario oficial de la región anunció este martes la disolución de la cámara regional y la convocatoria de "elecciones al Parlamento de Cataluña, que tendrán lugar el día 14 de febrero de 2021".

Los comicios llegan un año antes de lo previsto por la inhabilitación en septiembre del presidente Quim Torra, tras una condena por desobediencia por negarse a retirar unos símbolos separatistas de la sede del ejecutivo catalán.

Los diputados regionales tuvieron más de dos meses para escoger un sustituto pero los partidos separatistas, con mayoría parlamentaria aunque fuertemente enfrentados, prefirieron expirar los plazos y celebrar nuevos comicios.

Los diferentes partidos separatistas llegan a esta votación con grandes discrepancias por la estrategia a seguir tras el fracaso del intento de secesión unilateral impulsada en 2017 por el ejecutivo del expresidente Carles Puigdemont.

Aun así, los sondeos pronostican una mayoría parlamentaria separatista y una apretada lucha entre los dos socios de gobierno, Juntos por Cataluña de Puigdemont y Torra e Izquierda Republicana (ERC), cuyo líder Oriol Junqueras está encarcelado por los hechos de 2017 junto a otros ocho líderes separatistas.

Desde Bélgica, donde huyó después de intento de secesión, Puigdemont planteó el pasado sábado un plan para hacer efectiva la declaración de secesión proclamada en 2017, un plan que choca con la estrategia de moderación de ERC, favorable a dialogar con Madrid.

De hecho, la formación liderada por Junqueras se ha convertido en apoyo fundamental del ejecutivo de Pedro Sánchez, que tras su llegada al poder español en 2018 busca apaciguar la tensión en Cataluña.

Los comicios de febrero serán los quintos en esta región desde 2010, cuando el apoyo al independentismo empezó a crecer exponencialmente entre la ciudadanía catalana.

Aun así, la cuestión es divisiva en esta rica región de 7,5 millones de habitantes. Según el último sondeo del instituto demoscópico público, un 49,9% de los catalanes está en contra de la secesión, contra un 45,1% a favor.

dbh/mg/zm