Grupos enfrentados por la escasez de combustible en la mayor región de Bolivia

Santa Cruz (Bolivia), 29 oct (EFE).- Los sectores que apoyan y rechazan el paro indefinido en Santa Cruz, la mayor región y motor económico de Bolivia, se han vuelto a enfrentar este sábado en los exteriores de una refinería en la que persiste un bloqueo de grupos afines al Gobierno que aplican un "cerco" a la huelga que lleva ocho días demandando el censo en 2023.

Los incidentes se han producido en la refinería de Palmasola, al sur de la ciudad, donde por la tarde un grupo de vecinos se congregó para "desbloquear" el ingreso de ese centro de distribución de combustibles obstaculizado por varios manifestantes.

Los que bloquean la refinería, identificados con el oficialismo, lo hacen como forma presión o "cerco" a la población que apoya la realización del paro para que este se levante y se retomen las actividades con normalidad.

La convocatoria para "desbloquear" estuvo fijada para las 17:00 hora local (21:00 GMT), pero se topó con un grupo reforzado de quienes se apostaron para obstruir el ingreso y salida de camiones cisterna de la refinería.

La Policía formó varios cordones para separar a ambos bandos que por un par de horas mantuvieron la tensión en intercambiaron insultos y que inicialmente no pasaron a un conflicto mayor.

Sin embargo, llegada la noche ambos grupos se enfrentaron a pedradas y activaron petardos dirigidos a sus oponentes, tal como ha ocurrido hace varios días en las disputas que se han presentado en varios puntos de la ciudad entre los que apoyan y rechazan el paro.

Este sábado, cuando se ha permitido a la población salir a abastecerse de alimentos y combustible, se ha caracterizado por los mercados llenos junto a las pocas estaciones de combustible que operan con filas extensas de vehículos.

Los propietarios de las estaciones privadas se han declarado en "emergencia" ante la imposibilidad de trasladar el combustible y atender la demanda mientras aquellos que administra la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) han dado prioridad a los servicios de ambulancias y Policía.

Santa Cruz aplica desde hace ocho días un paro indefinido para que el censo se desarrolle en 2023 de manera que sus resultados se apliquen en 2025, año en el que están previstos los comicios presidenciales.

De la consulta nacional depende una nueva distribución de recursos fiscales y la asignación de representación política en el Parlamento.

El Gobierno ha argumentado que el censo debe efectuarse en 2024, aunque inicialmente fijó que debía realizarse en noviembre de este año.

(c) Agencia EFE