La última moda en pandemia: regalos y premios para los que se vacunan

Jaime Quirós
·4  min de lectura

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las vacunas son probablemente el mayor avance contra las enfermedades en la historia de la humanidad. Sin embargo, a pesar del consenso científico y de los hechos probados, algunas personas se cuestionan su efectividad, las rechazan, e incluso consideran que son perjudiciales para la salud.

Los expertos coinciden: la vacuna es la mejor arma con la que contamos para acabar con la pandemia. Tal y como informa la última encuesta el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) elaborada entre el 5 y el 14 de abril, el 80% de los españoles estarían dispuestos a vacunarse frente al coronavirus cuando le toque el turno. Lamentablemente, en plena campaña de vacunación contra la Covid-19, este antídoto ha despertado algunas dudas entre el 20% restante. Para animar a las personas dubitativas, además de combatir la desinformación con datos científicos contrastados, algunos países del mundo no han dudado en utilizar otras fórmulas más peculiares, como regalar dónuts, huevos o batidoras.

También de interés:

En China se premia la resposabilidad de los ciudadanos que se vacunan con dos cajas de huevos. Foto: Getty Creative.
En China se premia la resposabilidad de los ciudadanos que se vacunan con dos cajas de huevos. Foto: Getty Creative.

La ‘antigua normalidad’ de Israel

En Israel ya presumen de vivir una cierta normalidad gracias a la velocidad con la que se han administrado las vacunas. La vacunación en Israel ha sido una de las más rápidas del mundo y está siento una muestra clara de que las vacunas funcionan. Las cifras de contagios, fallecidos y pacientes en estado grave han caído de forma considerable.

En algunas zonas de Israel, además del medicamento que te aseguraba la inmunidad contra la Covid-19, podías llevarte a casa la cena ya preparada. Algunos bares regalaban una pizza y cerveza a aquellos que se inoculaban el suero. Además, en zonas de Jerusalén se sorteaban tablets entre los jóvenes que acompañasen a sus padres u otros adultos de más de 50 años a vacunarse.

En Tel Aviv contaron con un DJ con la idea de que los jóvenes se animaran a vacunarse. Aunque esto no es nuevo, en Ciudad de México también amenizaron las colas de personas que esperaban por su vacuna con música en directo y algunos se lanzaron a echar unos bailes previos al pinchazo.

Estados Unidos, el éxito de sus vacunas

Estados Unidos es otro caso de éxito. El recién electo presidente Joe Biden fijó el objetivo de administrar 200 millones de vacunas durante sus primeros cien días de mandato. Su meta inicial de 100 millones se alcanzó en tan solo 59 días. Este ambicioso reto se ha conseguido gracias a la producción récord de las farmacéuticas estadounidenses, Pfizer y Moderna.

Algunas empresas privadas han contribuido a que más personas se decidan a ponerse la inyección con regalos sorprendentes: dónuts, marihuana, cerveza, palomitas para acompañar una sesión de cine, fichas para máquinas recreativas, dinero en efectivo, alquiler gratuito de videojuegos, tablas de paddle surf, tablas de surf y gafas de bucear.

Además, ahora Alaska ofrece a los turistas que lleguen al Estado a partir del 1 de junio vacunarlos gratis para fomentar el turismo y activar la recuperación económica.

Distintos países, mismos regalos

En China, también se han llevado a cabo campañas de incentivos en algunas ciudades para animar a la población a vacunarse, como entradas gratis para los vacunados en algunos templos o cupones para gastar en los centros comerciales. También se ha regalado comida. Un centro de salud ofrecía dos cajas de huevos a las personas de más de 60 años que hubieran recibido la primera dosis de la vacuna.

Los rusos se pusieron a la cola, además de para la vacuna, para tomar helados gratis y, en Dubái, tres restaurantes ofrecían un 10% de descuento en la cuenta por la primera dosis, y un 20% por la inmunización completa.

Una multa si no te vacunas

Otros países como Indonesia optan por los desincentivos. Las personas que se nieguen a vacunarse se enfrentarán a multas o verán restringidas sus ayudas sociales. De momento, la vacuna no es obligatoria en España.

Está bien hacer de la vacunación una fiesta, porque ciertamente es la mejor solución que tenemos para acabar con la pandemia. Vacunar, vacunar y vacunar. Los datos lo avalan: las vacunas funcionan. Ya vemos el principio del tan ansiado final. Pero no hay que olvidar, que las vacunas, así como otras medidas de contención del virus, como las mascarillas o el distanciamiento social, son también una responsabilidad.

VIDEO | El vídeo que nos devuelve a la dureza con la que el Covid está golpeando al mundo

Ya queda menos.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias