Refutan teoría revivida de que los indios caribes eran caníbales

dpa, dpa
·3  min de lectura

Una decena de académicos ha refutado la tesis de que los caribes praticaban el canibalismo, replanteada en una investigación en enero de 2020, porque usó análisis defectuosos para sacar sus conclusiones.

Scientific Reports publicó un artículo que revivió una teoría desacreditada durante mucho tiempo, sugerida por primera vez por Cristóbal Colón: un grupo de caníbales merodeadores de América del Sur descendió sobre islas del Caribe alrededor del año 800 d.C., aterrorizando a las poblaciones locales.

El estudio llamó inmediatamente la atención de otros arqueólogos, antropólogos e historiadores, incluido Scott Fitzpatrick, profesor de arqueología en la Universidad de Oregon y director asociado del Museum of Natural and Cultural History. Su respuesta acaba de ser publicada en la misma revista, Scientific Reports.

El artículo de Fitzpatrick y sus colegas sostiene que las dos líneas de evidencia citadas por los autores originales "no tienen base en hechos científicos", dijo Fitzpatrick. "Usar líneas tenues de evidencia para traer de vuelta la idea del canibalismo es bastante ridículo", dijo en un comunicado.

El riguroso toma y daca no es infrecuente en el mundo académico, donde un artículo controvertido generará una respuesta de otros académicos que utilizan sus propios datos para comparar y contrastar los hallazgos originales. Pero solo en raras ocasiones, dijo Fitzpatrick, se les da a los científicos la oportunidad de escribir una réplica que refuta efectivamente un artículo anterior.

El estudio original sugirió que personas conocidas como caribes, merodeadores y caníbales de América del Sur, invadieron Jamaica, La Española y las Bahamas alrededor del año 800 d.C., lo que representa una tercera ola de migración al Caribe previamente desconocida. Anteriormente, los estudiosos habían creído que los caribes nunca llegaron más al norte que Guadalupe.

Para respaldar sus hallazgos, los investigadores utilizaron dos líneas de evidencia. Examinaron especímenes craneales para mostrar similitudes entre los caribes de Venezuela y la gente de La Española, Jamaica y las Bahamas, y compararon muestras de cerámica de las diferentes regiones, nuevamente para mostrar que los caribes emigraron al Caribe.

En su réplica, Fitzpatrick y sus colegas dicen que las principales debilidades del artículo original tienen que ver con el número, la cronología y los contextos arqueológicos de los cráneos examinados. Para respaldar el argumento de una tercera ola de migración, los cráneos del Caribe y los cráneos de Venezuela deberían estar cerca en el tiempo y el espacio.

Pero los cuatro cráneos de Venezuela en el primer estudio son de edad, ubicación y afiliación cultural desconocidos, y es poco probable que representen la diversidad biológica de la región. En general, el 85 por ciento de los especímenes craneales examinados por los autores originales carecen de fechas de radiocarbono directo y solo pueden asignarse a un rango de 500 a 700 años.

Además, el artículo original utiliza un análisis estadístico que no puede representar de manera confiable las relaciones biológicas entre las series.

Los autores originales también argumentaron que la cerámica de La Española, Jamaica y las Bahamas es idéntica a la cerámica asociada a la expansión caribe en las cuencas del Amazonas y el Orinoco, pero no se proporciona evidencia arqueológica para apoyar la afirmación.

A pesar de un registro arqueológico en el Caribe que incluye "bastantes restos óseos", no hay evidencia de ningún tipo de canibalismo, dijo Fitzpatrick. Los grupos indígenas pudieron haberle dicho a Colón que sus rivales eran guerreros y caníbales para ganarse el favor de los europeos, dijo Fitzpatrick.