Reforzamiento del Ejército, desde el año pasado

Pedro Villa y Caña

CIUDAD DE MÉXICO, enero 22 (EL UNIVERSAL).- Ya el año pasado, el Ejército Mexicano decidió reforzar el equipo de la Policía Militar con la adquisición de 2.8 millones de bombas lacrimógenas, por 325 millones de pesos, para operaciones de seguridad pública y seguridad nacional.

Como lo publicó EL UNIVERSAL el pasado 29 de diciembre, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) adquirió un millón 445 mil 400 proyectiles 5% (capsaicina II) calibre .68, y otro millón 445 mil 400 de proyectiles 2.5%. El total es de 2 millones 890 mil 800 de este armamento considerado menos letal.

De acuerdo con las especificaciones, los proyectiles de gas lacrimógeno son de hidróxido de aluminio a 60%-80%; almidón/polvos combustibles a 10%-30%; talco, oleorresina de capsicum; carbón negro, con una durabilidad de tres a cinco años, según la licitación que lanzó en noviembre la Sedena.

Enfatizó que se adquirió armamento menos letal y proyectiles químicos para la Policía Militar, que los utilizará como apoyo en las tareas de seguridad pública y contribuir a las operaciones del orden.