Reforma a sistema de pensiones de Brasil supera obstáculo, enfrenta duro camino por delante

Por Maria Carolina Marcello
Unos adultos mayores realizando ejercicicos en la playa de Copacabana en Río de Janeiro, ago 18, 2011. El proyecto de reforma al sistema jubilatorio con el que el Gobierno brasileño busca contener la agobiante deuda pública sería aprobado fácilmente el miércoles en una comisión especial, pero legisladores dijeron que la reñida votación en el pleno de la Cámara de Diputados no se producirá antes de fin de mes. REUTERS/Ricardo Moraes

Por Maria Carolina Marcello

BRASILIA, 3 mayo (Reuters) - La propuesta del presidente Michel Temer de reformar el costoso sistema de seguridad social de Brasil superó la votación de una comisión el miércoles, pero la medida, profundamente impopular entre los votantes, enfrenta una dura batalla en el pleno del Congreso.

La comisión aprobó por 23 votos a favor y 14 en contra la enmienda constitucional, que obligaría a los brasileños a trabajar por más años y reduciría algunos beneficios de las pensiones para reducir un déficit presupuestario cada vez mayor.

El portavoz de Temer, Alexandre Parola, dijo a la prensa que las cifra de la votación muestran que "la sociedad brasileña reconoce la necesidad urgente de reformar el sistema de seguridad social".

Asesores presidenciales dijeron, sin embargo, que el Gobierno no está seguro de contar con el apoyo de los dos tercios en la Cámara baja que necesita para aprobar el proyecto de ley, crucial en los esfuerzos de Temer para recuperar la confianza de los inversores.

Una votación en el pleno prevista para la próxima semana fue aplazada para permitir que la coalición de Gobierno reúna los 308 votos necesarios para su aprobación.

La reforma de pensiones es un tema polémico en Brasil, que cuenta con uno de los sistemas de seguridad social más generosos del mundo, que permite la jubilación en promedio a los 54 años con beneficios casi completos, en comparación con 72 años en México.

El proyecto de ley establece una edad mínima de jubilación por primera vez en Brasil, con 65 años para los hombres y 62 años para las mujeres.

Decenas de guardias de prisión que protestaban contra las nuevas reglas de jubilación ingresaron a la sala de la comisión tras la votación del miércoles por la noche y fueron contenidos por la policía del Congreso que empleó espray de pimienta. Los legisladores tuvieron que suspender la sesión.

(Escrito por Silvio Cascione, editado en español por Ana Laura Mitidieri)