Reforma policial a un año de George Floyd: Unidad de salud mental responde a llamadas al 911 en Orlando y el Condado de Orange

·13  min de lectura

Delaney Kirwin no es policía, pero ayuda a responder a llamadas al 911.

A menudo, Kirwin, experta en salud mental, pasa una o dos horas con una persona en crisis como parte de la Unidad de Respuesta Conductual (BRU, siglas en inglés), un equipo especial de la Oficina del Sheriff del Condado de Orange que responde a llamadas del sistema 911, junto a oficiales de la agencia desde finales del año pasado.

El tiempo de atención a la salud mental que dedica Kirwin es mucho más extenso de lo que podría dedicar un oficial de patrulla del condado de Orange, incluso si tuvieran la capacitación para responder a personas que enfrentan problemas sicológicos, abuso de sustancias u otras emergencias de salud conductual.

Su objetivo no es solo reducir la intensidad de la situación sin el uso de fuerza, una queja común sobre las interacciones entre oficiales del orden y personas en crisis; sino también evaluar adecuadamente los problemas inmediatos y subyacentes para conectar a ese individuo o familia con los recursos adecuados, idealmente para que puedan permanecer en la comunidad de forma segura.

Es un gran cambio en las prácticas de la Oficina del Sheriff del Condado de Orange, donde históricamente muchos oficiales han sentido que tienen dos opciones para responder a una crisis de este tipo: determinar si la persona califica para un tratamiento de salud mental involuntario, a través de la Ley Baker de Florida, porque son una amenaza para ellos mismos o para los demás, y si no, arrestarlos.

Hasta ahora, la agencia dice que la iniciativa tiene resultados prometedores.

Desde fines de diciembre, cuando comenzó el programa, los dos equipos de la BRU han asistido a más de 150 llamadas activas de servicio, ayudando o reemplazando a los oficiales .

Han completado más de 600 seguimientos con residentes marcados por posibles problemas de salud mental o conductual, sin realizar ningún arresto, y han utilizado la Ley Baker solo 26 veces, según datos de la agencia.

“Muchos de los oficiales sienten que ... ‘Si los dejo en la comunidad, entonces no hice mi trabajo’”, dijo Kirwin, médico de Devereux Behavioral Health. “Pero cuando entro, ... [se dan cuenta de que] está bien que estén en su casa ahora mismo, que no están siendo procesados por [la ley] Baker, no están siendo arrestados. Les he proporcionado estos recursos y puedo llamarlos mañana“.

“No tiene que ser A o B, también hay una opción C ahora, que creo que es beneficiosa tanto para los oficiales como para la comunidad”, dijo Kirwin en una entrevista reciente con el Orlando Sentinel.

Kirwin y su socia, Kimberley Burk, ayudante principal del condado de Orange, operan como “segundos socorristas”, lo que significa que llegan solo después de que otro agente haya evaluado la escena para asegurarse de que sea segura.

Aunque los equipos palidecen en comparación con los más de 1,800 agentes de patrulla de la OCSO, el sargento. Bruce Vail dijo que el éxito y el impacto tempranos de la nueva Unidad de Salud del Comportamiento es prometedor. “Tratamos de mantener [a las personas] en la comunidad tanto como sea posible, con la ayuda de nuestros médicos”, dijo Vail, quien supervisa la unidad. “... Estamos haciendo todo lo posible para evitar un arresto”.

“El seguimiento es una gran parte”, dijo Vail. “Nunca habíamos hecho eso antes. Los agentes de la ley aceptarían la Ley Baker, pero no los volverás a ver hasta que recibas otra llamada, y entonces ya es demasiado tarde“.

Una “respuesta modificada”

Los equipos alternativos de respuesta a crisis, tanto en conjunto con las fuerzas del orden público como por separado, han operado en diferentes ciudades y pueblos de los EE. UU. durante décadas, pero la motivación para implementar tales modelos se volvió cada vez más urgente en el año desde el asesinato de George Floyd en mayo de 2020, que provocó un llamado nacional a reformar la policía.

La frase “Defund the police” que significa “quiten fondos a la policía” se convirtió rápidamente en un eslogan de los activistas que pedían a los funcionarios que reimaginaran los presupuestos de seguridad pública, también provocó la ira de las agencias de aplicación de la ley y los conservadores.

Pero surgió un punto en común sobre cómo las emergencias de salud mental podrían ser manejadas mejor por oficiales y diputados, tanto en el área de Orlando como en todo el país.

Los defensores de las fuerzas del orden y los activistas comunitarios estuvieron de acuerdo en que los agentes se habían convertido injustamente y, a menudo, sin la formación adecuada, en los encargados de responder a casos de salud conductual cuando las familias no sabían a dónde más llamar, lo que generaba resultados difíciles tanto para los agentes como para la comunidad, incluido un uso desproporcionadamente elevado de la fuerza y mayores interacciones con el sistema de justicia penal para personas con enfermedades mentales.

Los líderes de la Oficina del Sheriff de Orange habían estado investigando, incluso antes de la muerte de Floyd, cómo implementar un programa de este tipo, pero a pesar de un aumento en los fondos de la agencia, los recortes presupuestarios de la pandemia en todo el condado significaron que los dólares dedicados para la Unidad de Respuesta al Comportamiento (BRU, siglas en inglés) se retiraron de la mesa el otoño pasado.

No obstante, el sheriff John Mina decidió comenzar el programa piloto a corto plazo con los dólares existentes más tarde.

Mina espera que el condado financie permanentemente a los tres oficiales de salud mental actuales: Burk, Vail y otro oficial especialmente capacitado en un equipo de “co-respondedor” con un médico financiado por Devereux, además de otro cabo y analista civil, según su propuesta de presupuesto 2022 presentada a los comisionados del condado el mes pasado.

“Estamos absolutamente encantados con la forma en que ha ido”, dijo Mina sobre la BRU. “... La necesidad, la cantidad de llamadas que están tomando y la forma en que pueden, no solo reducir la escala, sino obtener [las personas] los servicios que pueden necesitar”.

El alcalde Buddy Dyer dijo que el programa Orlando’s Community Response Team (CRT, siglas en inglés) ha sido “extremadamente exitoso” hasta ahora.

“Es lo que esperábamos”, dijo. “Los estamos enviando a incidentes de bajo riesgo y están reemplazando a las personas con armas e insignias. Algunas de las personas que están siendo contactadas parecen sentirse más cómodas en ese entorno, y podemos hacer referencias a otros servicios que OPD no necesariamente podría hacer en el lugar“.

La mayoría de los incidentes a los que ha respondido el CRT son intentos de suicidio, según David Arnott, asesor de seguridad pública del alcalde. El equipo tampoco ha enfrentado ningún problema de seguridad hasta ahora y está “libre de incidentes”, agregó Arnott.

Dyer dijo que la ciudad todavía está analizando cómo opera el CRT respondiendo a un número limitado de llamadas al 911 en la etapa piloto, pero prevén expandir la cobertura del programa y agregar más equipos. Después del piloto, Dyer dice que la ciudad evaluará cómo le fue al CRT en comparación con el programa del condado.

“Simplemente demuestra que no tenemos miedo de probar cosas nuevas que beneficiarán a la comunidad”, dijo Dyer. “Es una forma diferente de responder a la que lo hemos hecho tradicionalmente, pero es importante que nos adaptemos a los tiempos”.

Ciudades en todo el país y en Florida, incluidas muchas en el área de Tampa, también han implementado recientemente nuevos enfoques para responder a las llamadas de salud mental, convirtiéndose en uno de los cambios más tangibles que surgieron de las protestas de verano sobre la brutalidad policial y la justicia racial.

El sargento Jamie Sipes, un oficial de policía de St. Paul, Minnesota, que ayudó a fundar la Unidad de Estabilización y Alcance Comunitario que responde a problemas de salud mental, abuso de sustancias y personas sin hogar en esa región, tiene programada una clase sobre el “Establecimiento de una Unidad de Respuesta de Salud Mental para las Fuerzas” en Florida este verano. La sesión se dará en alianza al Institute of Police Technology and Management.

Sipes indicó que quiere ayudar a otras agencias a encontrar formas innovadoras de crear lo que él llama una “respuesta modificada”, porque la policía tiene que “hacer algo diferente” cuando se trata de estas situaciones de crisis.

“Realmente se trata de crear una respuesta colaborativa con la comunidad para estas llamadas de servicio de crisis”, dijo Sipes. Su agencia estableció lo que llamó un modelo de co-respuesta y manejo de casos, similar al equipo BRU en OCSO, pero dijo en sus clases que no impulsa un modelo en particular para la respuesta a crisis a los oficiales, sino que recomienda que se concentren en las necesidades de su comunidad y deseos.

Pero Ron Bruno, un exoficial de policía en Utah y ahora director ejecutivo de Crisis Intervention Team International, dijo que él y su equipo han descubierto que la mejor manera de operar tales equipos de respuesta a crisis es que sean en su mayoría independientes de las fuerzas del orden, como el modelo de Orlando.

“Sabemos que la mayoría de las llamadas que van a un centro de llamadas del 911 no requieren una respuesta de las fuerzas del orden”, dijo Bruno. “Lo que realmente tenemos que hacer es seguir la filosofía de [los Equipos de Intervención en Crisis], que es desviarnos del sistema de justicia penal, tan a menudo y tan pronto como sea posible”.

Si bien comprende que existen preocupaciones de seguridad, que los líderes de OCSO han citado como la razón principal por la que eligieron el modelo que une a los médicos con los diputados, Bruno dijo que hay muchos ejemplos de programas exitosos que se han ejecutado durante años con médicos o trabajadores sociales que trabajan de forma independiente, como uno en Eugene, Oregon, que ha funcionado durante las últimas tres décadas. Dijo que tener la presencia de las fuerzas del orden, incluso si solo están observando o a un lado, puede aumentar la ansiedad o la adrenalina de alguien, una respuesta no intencionada que puede hacer que la desescalada o la intervención sean menos efectivas.

“Utilice la aplicación de la ley solo cuando sea necesario, el resto del tiempo, es la salud del comportamiento el que lo maneja”, dijo Bruno. “... Son más propensos a hablar con esa persona, y no aumenta los niveles de ansiedad [de la persona] como lo hace con un oficial de policía armado”.

‘Agobiante’

Cuando Kirwin aceptó la posición híbrida como médica de Devereux que trabajaba en el BRU de OCSO, dijo que esperaba estar ocupada, ya que lo estaba en su puesto anterior en la unidad de crisis móvil de Devereux centrada en jóvenes de 24 años o menos en crisis.

“Pero no creo que supiera lo ocupados que íbamos a estar”, dijo Kirwin. “Ha sido revelador ver la cantidad de personas en crisis”.

Vail dijo que pasa todas las mañanas revisando las referencias que llegaron el día o la noche anterior, que incluyen las llamadas que los oficiales respondieron que involucraron enfermedad mental, abuso de sustancias, falta de vivienda, trastorno de estrés postraumático u otros problemas de salud conductual, priorizando qué casos abordarán los equipos de BRU. ese día, pero dijo que puede parecer que nunca los abordarán todos.

“Es realmente abrumador pensar en la cantidad de personas en crisis en nuestra comunidad”, dijo Vail. “Esto es solo el condado de Orange. ... No cre.o que nadie realmente tuviera idea de los números reales que estaríamos viendo“.

Desde mediados de diciembre hasta abril, OCSO BRU, que todavía funciona durante los días de la semana durante el día, recibió más de 1,300 de esas referencias y pudo derivar aproximadamente el 40% de ellas a recursos comunitarios, ya sea a través de Devereux u otras instalaciones de salud conductual.

Pero incluso cuando el equipo puede comunicarse con alguien, Kirwin dijo que es común encontrarse con otros problemas, a menudo fuera de su control: como falta de seguro médico, listas de espera para proveedores de salud mental o personas que no tienen el transporte para ir a las citas o reabastecer los medicamentos.

“Tenemos recursos y referencias que podemos hacer, pero sigue siendo muy difícil; parece que nunca hay suficiente“, dijo Kirwin.

Añadió que la pandemia ha exacerbado la escasez de recursos de salud mental con más personas bajo estrés, lo que hace que las listas de espera que ya eran un desafío, sean aún más largas. Y aunque dijo que hay algunos recursos locales para personas sin seguro, a veces esas opciones solo duran un tiempo o son incluso más limitadas.

“Creo que todos en la comunidad de salud mental en este momento están inundados”, dijo Kirwin. “Pero ahí es donde todavía podemos entrar como apoyo, para estar allí mientras tanto mientras esperan conectarse”.

Kirwin y Burk a menudo regresan a visitar a alguien que visitaron el día o la semana anterior, a veces varias veces, para registrarse y ver cómo van las cosas.

Y aunque dijeron que muchas personas no están dispuestas a comprometerse o aceptar ayuda, Burk, Kirwan y Vail dijeron que cuando ayudan a alguien a obtener los recursos, el apoyo o la medicación necesarios, todo vale la pena. Contaron historias de cómo ayudaron a un hombre que había estado viviendo en el bosque, sin recibir una nutrición adecuada, a quien ayudaron a obtener la atención médica y de salud mental que necesitaba. Y otro caso en el que ayudaron a una familia a sacar a su hermano de su habitación, que rara vez salía, para obtener la ayuda que necesitaba.

La ciudad de Orlando rechazó las solicitudes para entrevistar a miembros de su Equipo de Intervención en Crisis.

Cambiando perspectivas

Lo más emocionante para Vail es ver cómo el equipo de BRU y su filosofía están cambiando la forma en que algunos agentes responden a las personas en crisis, a veces aprendiendo al observar a los médicos en acción o incluso dándose cuenta de que la salud mental o el abuso de sustancias pueden ser la causa subyacente de una llamada.

Vail dijo que también ve a los agentes esperar con más frecuencia para presentar cargos penales y llevar a alguien a la cárcel, si es posible, y abordar de manera más inmediata los problemas de salud mental.

“Si cree que la llamada de servicio fue por salud mental, si cree cuando fue allí que este incidente ocurrió debido a su enfermedad mental, considere ir con la Ley Baker y presentar los cargos”, dijo Vail a los agentes. “También estamos viendo mucho más de eso en toda la agencia”.

Aunque estos cambios pueden traer mejores resultados a la comunidad, dijo que también les ahorra dinero a los contribuyentes, porque el tiempo en la cárcel, así como las estadías involuntarias en el hospital, pueden ser costosos.

“¿Quién sabe cuánto dinero ya han ahorrado los médicos entre esos dos procesos?”, dijo Vail.

Aunque todavía están trabajando para documentar su éxito, Vaile indicó que esperan poder ampliar la unidad, idealmente para trabajar siete días a la semana y tener un mayor impacto.

A medida que el equipo continúa explorando las mejores formas de apoyar a la comunidad, comenzaron a colaborar mensualmente con expertos y proveedores de salud mental, así como con otras agencias policiales locales, para expandir su alcance y colaboración, debido a la necesidad de una mejor respuesta de salud mental.

“Es genial para nosotros poder comenzar a cambiar la cultura de la agencia y trabajar también con otras agencias”, acotó Vail.

*La historia fue publicada en el Orlando Sentinel por la periodista Grace Toohey. La traducción al español fue realizada por Ingrid Cotto, reportera de El Sentinel Orlando. Para contactarla escribe a icotto@orlandosentinel.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.