Los referentes de la UCR evitan interceder en la disputa entre Mauricio Macri y Gerardo Morales

·4  min de lectura
Gerardo Morales, en la convención nacional de la UCR
Pepe Mateos

Hay algo en lo que el Pro y los radicales se pusieron de acuerdo. La pelea “no tiene que escalar”, repiten desde los dos partidos. Sin embargo, pareciera que ni Mauricio Macri ni Gerardo Morales están dispuestos a ceder y ambos alimentan la nueva interna que se desató tras las afirmaciones del expresidente sobre el “populismo” de Hipólito Yrigoyen y la carta con la que le respondió el gobernador jujeño. Por ahora, ninguno de los jerarcas radicales se postula como mediador entre los dos integrantes de la cúpula opositora.

“Son grandes. Hay que esperar a que baje la tensión y con un café se arreglan”, se desliga uno de los caciques radicales en dialogo con LA NACION. “No voy a hacer de celestino. Después se divorcian y quedás como la viuda”, plantea otro de ellos.

Hace tiempo que en el radicalismo crece el malestar contra el expresidente Macri. Todavía no le perdonan que haya trascendido su pedido en una de las cumbres Pro para diferenciarse del radicalismo en el Congreso . Consideran que su mensaje contra Yrigoyen en la Conferencia Internacional de la Libertad, en Brasil, no fue improvisado. Además, interpretan que Macri, por el rol que ocupa en la coalición, es quien menos se puede equivocar.

Catarsis y reproches a Cristina Kirchner en la carta de renuncia que Matías Kulfas presentó al Presidente

Según relatan fuentes partidarias, en el radicalismo se repetían los mensajes de WhatsApp en contra de Macri . Dirigentes históricos, integrantes de los comités y afiliados le reclamaban a Morales que como titular del partido responda. “Se está ganando una enemistad muy fuerte en el radicalismo”, advierte uno de los dirigentes de primera línea del partido.

Ante esa situación, varios coinciden en que era “inevitable” una respuesta del líder del partido. Sin embargo, no todos están de acuerdo con el tono que eligió Morales y le reprochan haber puesto en duda la unidad de la coalición. “Es el peor momento del gobierno y nosotros salimos con una estupidez que es un revisionismo histórico, la verdad que es buscar diferencias donde no hay. Macri fue imprudente en decirlo, pero más imprudente es lo de Morales, que hizo una carta”, considera un dirigente.

Tampoco logran decodificar la intención de su carta. Algunos piensan que Morales se dirige a un núcleo duro. Otros aventuran que quiere posicionarse como el único radical que enfrenta al Pro y por eso busca diferenciarse constantemente. “Si lo hace para solidificar el radicalismo no lo está logrando”, advierten. Los más arriesgados coinciden con el Pro y deslizan que es la única manera en que Morales se posicione a nivel nacional.

Pese a que las señales no son claras, no creen que Morales busque dividir a Juntos por el Cambio. “Si lo quiere dividir está remando contra la corriente. Ahora, le puede hacer daño intentando hacerlo”, advierte uno de los jerarcas radicales. “Tenemos que tener cuidado porque el gobierno esta tapado de escándalos y si la gente percibe que JxC es un espejo y no la contracara, es peligroso”, analiza una fuente partidaria.

Elisa Carrió minimizó la pelea entre Macri y Morales: “Que ninguno hable de historia porque no saben”

“La fortaleza de la coalición de JxC está en la diversidad. En función de la crisis y la sensación de desencanto nosotros como fuerza política tenemos la responsabilidad de ser muy prudentes más allá de los posicionamientos personales a la hora de transmitir posiciones en público. Yrigoyen es uno de nuestros mayores activos que siempre revalorizamos, tiene que ver con nuestra historia. Es nuestra obligación construir una alternativa esperanzadora que requiere de unidad y cohesión de la fuerza política. No hay margen para la improvisación, ni calenturas. Hay que ser prudentes, responsables. Tenemos que ser previsibles”, afirmó a LA NACION el presidente del bloque en el senado, Luis Naidenoff.

Según afirman sus laderos, pese a que Macri había tomado ayer con “profundo malestar” el tono y la oportunidad de la carta de Morales, a través de la publicación del video en donde el expresidente elogiaba a Yrigoyen buscaban conseguir que nadie del radicalismo se sienta ofendido. Algunos, sin embargo, hubieran preferido que pida disculpas . En un principio, en Pro habían decido no contestar, pero ante las nuevas críticas de Morales, el impacto de su carta y los radicales que se sumaron vía redes sociales prefirieron aclarar que “no había ninguna intención”.

El primero en postear ese video, sin embargo, fue el presidente del bloque Mario Negri. Ayer, lo compartió en su cuenta de Twitter y afirmó: “Estas virtudes de Yrigoyen no tienen nada que ver con el populismo”.

Morales, que se enteró de la respuesta de Macri mientras inauguraba hoy por la mañana una escuela, todavía analiza cuál será su próxima movida. Horas antes había redoblado la apuesta y afirmó que Macri busca “centralidad para ser candidato” de cara a 2023 y que con esa manera de actuar “entorpece” la carrera política de la presidenta de Pro, Patricia Bullrich, y del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Quien sí se anotó para intentar apagar este nuevo chispazo entre los dos dirigentes que integran la cúpula de Juntos por el Cambio fue la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió que afirmó en Radio Mitre:Ya los voy a amansar a estos dos”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.