Reese Witherspoon, la rubia más 'legal' de Hollywood, se pasa al bando de las morenas

Es una de las rubias icónicas de Hollywood, pero precisamente ha sido su trabajo la razón de que Reese Witherspoon haya dicho adiós al tono dorado de su cabello. Una vez más , las exigencias del guion están detrás de este cambio de look: su papel en la serie 'The Morning Show', que se estrenará el próximo 1 de noviembre en Apple TV y en la que comparte protagonismo con Jennifer Aniston, le han obligado a pasarse al bando de las morenas. Así, tal y como vemos en las imágenes que se han publicado en redes sociales con motivo de su promoción, Reese luce una melena castaña, diciendo adiós (temporalmente) al tono con el que se convirtió en 'Una rubia muy legal'. 

Reese Witherspoon

Lee también: Reese Witherspoon, una actriz más en el club del 'long bob'

Una vez más, estamos ante un cambio de look momentáneo con motivo de su participación en dicha serie, pero nos ha dado la oportunidad de ver cómo le sienta este matiz castaño a una de las protagonistas de 'Big Little Lies', que ha hecho de su pelo rubio una de sus señas de identidad más reconocibles. Lo cierto es que fue hace unos meses, durante el rodaje de esta producción, cuando se filtraron las primeras imágenes de la actriz con su nueva tonalidad, pero es ahora, con motivo de la promoción previa al estreno, cuando podemos ver con todo detalle el resultado del cambio, con el que se muestra favorecida, como confirman sus seguidores, que no han dudado en dejarle comentarios como "Me encanta ese tono de pelo más oscuro en ti" o "Tu color de pelo es precioso". 

Reese Witherspoon

No es la primera vez en este año que la actriz nos sorprende con un cambio de look: el pasado mes de junio, justo antes de dar la bienvenida al verano, aprovechaba para darle un giro a su estilo y dejaba atrás su larga melena para apuntarse al club del long bob, uno de los cortes estrella de la temporada. Ha habido, eso sí, más ocasiones a lo largo de su carrera en las que Reese Witherspoon se ha visto obligada a dejar atrás su icónica melena rubia cuando sus papeles así lo han exigido (por ejemplo, en 2014, cuando interpretó a Carrie en 'La buena mentira'), aunque lo cierto es que siempre vuelve al tono que la ha hecho triunfar en la meca del cine.