Se reduce el toque de queda en provincias de Ecuador bajo estado de excepción

Quito, 9 nov (EFE).- El Gobierno de Ecuador anunció este miércoles que reducirá el toque de queda que fijó en las provincias de Guayas, Esmeraldas y Santo Domingo de los Tsáchilas, sometidas a un estado de excepción como respuesta a una andanada de atentados y ataques de grupos criminales registrados la semana pasada.

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, anunció que el toque de queda de ocho horas que fijó en esas tres jurisdicciones se reducirá a seis horas, entre las 23.00 y las 5.00.

"La medida se toma con la finalidad de mantener e impulsar la reactivación en el Ecuador. El Gobierno nacional continuará emprendiendo acciones firmes para precautelar la paz y seguridad del país", precisó la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia en un comunicado.

Una veintena de atentados, con explosiones de carros bombas, ataques armados a unidades policiales y enfrentamientos a tiros entre policías y delincuentes se registraron entre el martes y jueves de la semana pasada en varias ciudades de las provincias de Esmeraldas, Guayas y Santo Domingo de los Tsáchilas, con un saldo de cinco policías fallecidos.

La andanada de ataques también coincidió con una reyerta en la cárcel Guayas Número 1, conocida como La Penitenciaría del Litoral, ubicada en la ciudad de Guayaquil, capital de Guayas, en la que fallecieron dos reclusos y otros seis resultaron heridos.

Unos 2.600 agentes del orden, entre policías y militares, intervinieron en dicha prisión para trasladar presos de alta peligrosidad a otra cárcel en la vecina provincia de Manabí, a la par de una "rotación" de reclusos entre los pabellones que integran la Penitenciaría, que es la cárcel más grande y poblada de Ecuador.

Los agentes que participaron en esa intervención el jueves fueron recibidos a tiros por grupos de presos y según ha informado el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad (SNAI), 15 policías y 3 militares resultaron heridos.

El Gobierno ha considerado que los ataques y la violencia en las cárceles podrían tener una relación con el crimen organizado transnacional y el narcotráfico.

(c) Agencia EFE