Recurso contra Bachelet por no indultar a criminales de DDHH

Por EVA VERGARA

SANTIAGO DE CHILE (AP) — Familiares de violadores de derechos humanos encarcelados en un penal especial presentaron el lunes un recurso de protección contra la presidenta Michelle Bachelet por no pronunciarse sobre peticiones de indulto en favor de cuatro reos con enfermedades terminales, dos de los cuales murieron.

El abogado de los criminales de lesa humanidad, Raúl Meza, dijo en tribunales: "acompañamos antecedentes que dan cuenta de que no estábamos mintiendo" y agregó que Bachelet tuvo 90 días para pronunciarse, porque presentó las solicitudes en diciembre pasado.

Sin embargo, sectores que rechazan los indultos piden recordar que los violadores de DDHH se caracterizan por no colaborar con la justicia al no revelar dónde ocultaron los restos de más de un millar de detenidos desaparecidos y ejecutados de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) ni decir quiénes más participaron en los crímenes.

En Chile existe una preocupación por la llamada "impunidad biológica", que se da por la muerte de criminales sin que revelen dónde están los desaparecidos o quiénes fueron sus cómplices.

De los cuatro que pidieron ser indultados, este mes murieron los suboficiales de la policía Gustavo Muñoz y Pedro Vivian Guaita. Los otros que demandan el perdón son René Cardemil y Marcelo Castro. Desde 2013 Muñoz cumplía una pena de diez años de cárcel por el secuestro y homicidio de dos personas en el sur del país y por la desaparición de varias más, mientras Guaita cumplía seis años por la desaparición de un dirigente comunista.

Sonia Coronil, esposa del exoficial de ejército René Cardemil, llamó a Bachelet a escucharla: "que vea, que mire, no solamente las cosas que le dicen, sino que nos escuche también a nosotros. Yo quiero llevarme a mi marido, yo vivo en Iquique (1.800 kilómetros al norte de Santiago)".

Cardemil cumple diez años de cárcel por el asesinato de seis personas. Él y otros dos suboficiales arrestaron a seis personas y las ametrallaron cerca de una de las salidas de Santiago. Entre los asesinados estaba el matrimonio argentino formado por Carlos Adler Zulueta, 25 años, y Beatriz Elena Díaz Agüero, 26 años.

Castro está condenado a diez años de prisión por la desaparición de dos disidentes.

El crimen se registró en octubre de 1973, época en que se cometieron las peores violaciones a los derechos humanos de la dictadura de Pinochet, que dejó más de 3.000 muertos, entre ejecutados y desaparecidos.

La oposición derechista ha desarrollado una verdadera campaña para lograr el indulto de los violadores a los derechos humanos ancianos y/o enfermos, mientras agrupaciones de víctimas de la dictadura los rechazan.