El recurso de las aerolíneas para aumentar sus ingresos y que puede subir el costo de volar

·6  min de lectura
Compañías de todo el mundo están aplicando la estrategia de monetizarse con el equipaje de mano
Compañías de todo el mundo están aplicando la estrategia de monetizarse con el equipaje de mano - Créditos: @Carlos Lujan

WASHINGTON.- ¡Atención al equipaje! A medida que los viajes aéreos vuelven a los niveles previos a la pandemia, las aerolíneas comenzaron a ponerse más estrictas con el carry on, el equipaje de mano.

Brad Ritter, un analista de Los Ángeles frecuentemente entrevistado por la televisión, fue testigo de varias confrontaciones: cada vez más los agentes de la puerta de embarque imponen rígidamente los límites de peso y tamaño en el equipaje de mano y hasta obligan a los viajeros a desembolsar una tarifa adicional por despachar sus maletas en la puerta de embarque cuando no se les permite llevarlas a bordo.

“No tienen piedad”, dice Ritter.

Cobrar por el equipaje de mano, un recurso de las aerolíneas que se expande
Cobrar por el equipaje de mano, un recurso de las aerolíneas que se expande

Hace unas semanas, fue testigo de cómo un agente de la puerta de embarque impidió que un pasajero abordara la nave con su carry on. El pasajero fue sacado de la fila, y tuvo que cambiar frenéticamente el contenido a otras bolsos para que cada carry on no excediera el peso permitido.

¿Por qué las aerolíneas son tan estrictas con el equipaje de mano? La razón no son los costos más altos de combustible o la falta de espacio; es hacer más dinero.

“Es probable que las aerolíneas estén generalizando esta estrategia para sacar toda la ganancia que puedan de los clientes”, explica Jeff Galak, profesor de marketing en la Escuela de Negocios Tepper de la Universidad Carnegie Mellon. “Al ser estrictos con lo que cuenta como carry on, pueden pasar a considerar algún equipaje hasta ahora gratuito como pago”.

Cada vez son más frecuentes las discusiones en la puerta de embarque por el equipaje de mano
Cada vez son más frecuentes las discusiones en la puerta de embarque por el equipaje de mano

La industria ve un futuro brillante en el cobro del carry on. Las tarifas globales de equipaje alcanzaron un récord de 20.900 millones de dólares el año pasado, según un informe de CarTrawler e IdeaWorks, una empresa que consulta a empresas de viajes sobre ingresos complementarios.

El fenómeno no solo abarca a Estados Unidos. El año pasado, para vuelos dentro de Europa, la aerolínea irlandesa Aer Lingus comenzó a exigir a los pasajeros que reservaran una tarifa más cara de “carry on con embarque prioritario”, si querían llevar un equipaje reglamentario de hasta 10 kilos en el avión. La malaya AirAsia ahora permite a los viajeros duplicar su límite regular de carry on de siete kilogramos, abonando una tarifa extra.

Y los ingresos son sustanciales. American Airlines, por ejemplo, generó ingresos por equipaje de 1220 millones de dólares en 2021 y un récord de 7,42 dólares por pasajero, según IdeaWorks y CarTrawler. La low cost norteamericana Spirit Airlines tiene una de las tasas de ingresos por equipaje más altas del mundo: 21,51 dólares por pasajero en 2021.

Las compañías más estrictas

¿Qué aerolíneas son las más estrictas con el carry on? ¿Y cómo evitar gastar US$30 o US$60 adicionales por pasajero en su próximo vuelo?

Casi todas las aerolíneas ven un signo dólar cuando se trata de equipaje. Un estudio de IdeaWorks y CarTrawler encontró que todas las principales aerolíneas estadounidenses, excepto Southwest, cobraban extra por el equipaje facturado y, a veces, también por el carry on.

Históricamente, las aerolíneas low cost fueron sido las más agresivas con las tarifas de equipaje. Los ingresos de Spirit Airlines por equipaje se dispararon de US$28,9 millones en 2007 a US$663,2 millones en 2021. El informe encontró que el mayor aumento por persona se produjo en 2010, el año en que Spirit agregó una tarifa por carry on grande.

“Claramente, existe una estrategia de monetización en las aerolíneas”, dice Daniel Green, cofundador de la compañía de seguros de viaje Faye.

Green dice que muchos pasajeros piensan que es absurdo tener que pagar no solo por el equipaje facturado, sino también por el carry on. Y el nivel de agresividad que se genera en los aeropuertos es desagradable. Green sospecha que las aerolíneas están tratando de compensar la pérdida de ingresos durante los primeros días de la pandemia.

“Nadie está contento con este cambio”, agrega.

El observador de la industria de las aerolíneas, William McGee, dice que no hay coherencia en la forma en que las aerolíneas hacen cumplir sus políticas de equipaje. Cuando los vuelos no están llenos, las tripulaciones suelen mirar hacia otro lado cuando los pasajeros traen carry on grande. Pero cuando todos los asientos están ocupados, hacen cumplir estrictamente las reglas.

“Esto explica por qué algunos pasajeros pueden tener la experiencia de llevar una valija sin ningún problema en un vuelo y son impedidos de llevar la misma valija en un vuelo diferente”, dice McGee, miembro sénior del American Economic Liberties Project.

Bandejas con pertenencias de pasajeros pasan por la zona de rayos X en el área de inspección de equipaje de mano en el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta. (AP Foto/David Goldman, archivo)
Bandejas con pertenencias de pasajeros pasan por la zona de rayos X en el área de inspección de equipaje de mano en el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta. (AP Foto/David Goldman, archivo)

La monetización del equipaje es un lotería en la que las aerolíneas siempre llevan las de ganar. El pasajero puede ir a lo seguro y pagar por adelantado su equipaje. O puede llamar con anticipación a la aerolínea, con la esperanza de un vuelo completo y una maleta registrada en la puerta de embarque gratis.

“Ahora oigo más frecuentemente anuncios en las puertas de embarque de que los vuelos están a plena capacidad”, dice Howie Honeycutt, vicepresidente senior de operaciones globales de ATG, una empresa de gestión de viajes y gastos. “Las aerolíneas están ofreciendo facturar el carry on sin cargo”.

Jay Sorensen, presidente de IdeaWorks y coautor del estudio de tarifas de equipaje, dice que lo mejor es que los viajeros se acostumbren a viajar con menos equipaje. Lo contacté en el Reino Unido, donde estuvo de vacaciones durante unas dos semanas. Él y su esposa llevaron cada uno una valija con ruedas mediana y una mochila pequeña.

“Planeamos lavar la ropa en la mitad del viaje”, dijo.

Y al menos en un nivel, cobrar por el equipaje que va en la bodega no tiene sentido. Tony Jilek, exsupervisor de mantenimiento de línea y mecánico de Alaska Airlines, dice que cobrar por las valijas despachadas solo significa que más pasajeros intentan llevar sus maletas arriba del avión. Cuando no pueden meter todo en el compartimento superior, “he visto gente forzar hasta romper las puertas de los portaequipajes”, dice.

Las aerolíneas también deberían saber que cobrar más por el equipaje no es una forma de ganarse el cariño de los clientes. Las aerolíneas estadounidenses ya recibieron miles de millones de dólares en ayuda federal durante la pandemia y esperan un verano probablemente récord de ingresos. Pero parece que nada puede impedir que también moneticen los equipajes.

Christopher Elliott

The Washington Post