Recuperan último cuerpo de mina que se derrumbó en México

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Los rescatistas recuperaron el cuerpo del séptimo y último minero que quedó atrapado en una pequeña mina de carbón en el norte de México después de que el tiro se inundara y se derrumbara parcialmente.

El presidente Andrés Manuel López Obrador hizo el anuncio el viernes en su conferencia matutina en la que agradeció la colaboración de todos los niveles de gobierno para hacer efectivo el rescate y pidió que se indaguen las causas del siniestro.

“Se tiene que llevar a cabo la investigación", subrayó. "Por qué el derrumbe, si la mina estaba en condiciones para trabajar o no, si había seguridad”.

El accidente que sepultó a los siete trabajadores ocurrió a fines de la semana pasada en una pequeña mina del estado de Coahuila, donde desde hace años ha habido quejas acerca de las condiciones precarias de los socavones. Al parecer, una represa o un estanque de retención se habrían roto, provocando la inundación.

La mina de Micarán, ubicada en el municipio de Múzquiz, era profunda, estrecha y a cielo abierto con paredes de tierra empinadas y al menos un túnel que se adentraba en el depósito de carbón. La zona se encuentra a 130 kilómetros al suroeste de Eagle Pass, Texas.

Las minas de carbón en la zona se han visto afectadas por accidentes mortales en el pasado. Uno ocurrido el 19 de febrero de 2006 en la mina de Pasta de Conchos en la aledaña Sabinas, en el mismo estado, provocó la muerte de 65 mineros, pero sólo se recuperaron dos cuerpos.

Las autoridades mexicanas suspendieron la búsqueda y cerraron la mina cinco días después del accidente alegando que era insegura debido al gas tóxico.

Muchas de las minas pequeñas de Coahuila tienen troncos irregulares y techos de hojalata para apuntalar los túneles. Los mineros descienden sobre toscos cubos para carbón en cables tirados por motores de automóviles.

El problema es clave para López Obrador, quien ha prometido que se hará justicia a las familias de los mineros y al mismo tiempo ha incrementado la cantidad de carbón que el gobierno compra para usarlo en plantas generadoras de electricidad.