Recuerdan la Masacre de Ocoee en medio de un proceso de reconciliación comunitaria

En silencio, decenas de adultos, jóvenes y niños, negros, blancos, anglosajones e hispanos caminaron por un área del centro urbano de Ocoee donde hace 102 años violentos hechos impactaron familias de esta comunidad a tal grado que muchos murieron y otros fueron desplazados por décadas.

La caminata ocurrió la noche del 6 de noviembre en el área del Lakeshore Community Center, un área recreativa con un hermoso lago. Los caminantes se desplazaron callados para conmemorar un evento trágico que es necesario rememorar, no solamente por lo violento y sangriento, sino porque, por mucho tiempo se quiso mantener fuera del registro de la historia, como si lo ocurrido allí nunca hubiera pasado.

Se le ha denominado “La masacre de Ocoee” a las atrocidades cometidas hace un siglo contra ciudadanos negros en esta ciudad por una turba blanca armada que quemó 25 casas, dos iglesias y una logia fraternal el 2 de noviembre de 1920, en un área que luego se convirtió en parte de Ocoee.

Y todo comenzó cuando un hombre negro, una minoría, intentaba, ejercer, su derecho a votar.

Aún se desconoce el número total de muertos. Pero fue el linchamiento de Julius “July” Perry, de 50 años la víctima más conocida pues luego de que fue abatido a tiros su cuerpo fue colgado de un poste para que todos en la comunidad lo vieran.

Semanas después de estos eventos, los afroamericanos que vivían en Ocoee comenzaron a abandonar la ciudad y no fue hasta la década de 1980 que comenzaron a regresar.

“Ha requerido un proceso histórico de sanidad social donde ha intervenido la comunidad, los oficiales electos y las iglesias”, dijo Ross Middleton, uno de los ministros de la iglesia HighPoint y maestro de ceremonias de “Esperanza para el futuro”, actividad que fue parte de los eventos del tercer aniversario de “Ocoee Remembers”, que se llevó a cabo para recordar los hechos de la Masacre de Ocoee de 1920.

“Toda la población negra de Ocoee comenzó a desaparecer a partir de esa noche. Pero somos fuertes. El voto negro fue suprimido en ese momento. Pero eso no volvió a ocurrir jamás”, dijo por su parte el Comisionado de George Oliver III, primer oficial negro electo en Ocoee.