Recording Academy: "corrupta y machista"

Ben Sisario

Grammy: el escándalo que desató, en la industria de la música, el despido de la CEO Deborah Dugan

A horas de una nueva ceremonia de los premios Grammy, la situación entre Deborah Dugan, ex CEO de la Recording Academy y sus exempleadores se tensó aún más. Dugan decidió responder a las acusaciones de mala conducta contra ella con una demanda legal contra la Academia. En un texto de 44 páginas, acusa a sus empleadores de corrupción, al alterar las votaciones de los premios musicales a pedido y en beneficio de productores y discográficas y, principalmente, a su predecesor, el polémico Neil Portnow, por violar a una música de la cual no trascendió el nombre.

"La decisión de poner a la señora Dugan en licencia se tomó claramente en represalia por su queja, y vino con amenazas de despido en el caso de que persistiera en presentar demandas contra la Academia", dice la demanda, obtenida por CNN. También allí se alega que la propia Dugan fue objeto de acoso sexual y que fue despedida tras plantear inquietudes sobre varias "irregularidades y conflictos" con el proceso de nominación y revisión de la Academia, y que descubrió numerosos conflictos de intereses que fueron posibles gracias a la "mentalidad machista" imperante en la organización. También incluye reclamos de discriminación de género, represalias ilegales y pago desigual.

"La señora Dugan entró en una sala de conferencia donde le contaron que una artista extranjera había acusado a Portnow de haberla violado luego de un show que hizo en el Carnegie Hall. Aunque todos actuaron como si recién hubieran escuchado estas noticias, en realidad todos sabían de esta situación antes de que Dugan aceptara tomar el puesto de CEO, pero nunca se lo avisaron", afirma el documento, que también agrega que "esa es la verdadera razón" por la que apartaron a Portnow de su cargo.

Es un nuevo y tumultuoso giro para la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación de Estados Unidos. Al anunciar la salida de Dugan, quien se había sumado a la organización en agosto pasado, la institución afirmó que había sido puesta bajo licencia administrativa "en vista a la preocupante información recibida por el consejo e administración de la Academia de Grabación, incluida una acusación formal de inconducta presentada por una integrante de alto rango del equipo de la Academia".

Según el comunicado, el consejo de administración había contratado a dos investigadores independientes para esclarecer el asunto. Dos días después, cuando se conoció que la ejecutiva había iniciado acciones legales, la Academia se negó a explayarse sobre las razones del despido. Pero según una fuente con conocimiento directo de los hechos, Dugan fue desplazada tras recibirse una queja presentada por la asistente de su predecesor, Neil Portnow, quien también trabajó durante un tiempo para Dugan. La asistente acusó a Dugan de maltrato, lo que contribuyó para que la asistente pidiera licencia sin goce de sueldo. El despido de Dugan también se produce menos de tres semanas después de que le enviara un memorándum al director de recursos humanos de la Academia, donde detallaba su preocupación por el manejo y las prácticas de la institución.

Traducción de Jaime Arrambide