Reconstrucción lenta desespera a habitantes de poblados en Tenancingo

Por David Fernández Hummel. Enviado

Tenancingo, Méx., 13 Sep (Notimex).- La desesperación de damnificados que perdieron sus casas por el terremoto de magnitud 7.1, ocurrido el 19 de septiembre de 2017, en los poblados de San Simonito y Tecomatlán de este municipio, llevó a autoridades federales a realizar este viernes un extenso recorrido y escuchar necesidades.

Algunos lugareños siguieron el recorrido que inició con la visita al templo de San Simonito, que data del siglo XVIII, donde el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer Falcón, reconoció que los llamados de ayuda de la gente no han dejado de oírse desde aquella fatídica fecha.

Los habitantes escucharon atentos las explicaciones de los especialistas sobre la restauración del templo, catalogado como un bien inmueble cultural, que requiere de estudios profundos para su rescate.

Sin embargo, al llegar a los puntos donde se reconstruyen hogares, los pobladores externaron el lento avance DE reconstrucción, por el retraso de recursos para ello, en especial para los que perdieron de manera total sus hogares.

Meyer Falcón observó, escuchó y preguntó a los especialistas en la reconstrucción de casas en San Simonito y atendió a los afectados, quienes a demás de externar agradecimientos, también expresaron la desesperación de no tener listos sus hogares a casi dos años del terremoto.

El recorrido que empezó con más de una hora de retraso, enfrentó una intensa lluvia que puso a prueba a los funcionarios públicos, quienes escucharon atentamente los cuestionamientos del retraso de entrega de recursos del Fondo Nacional de Desastres para concluir el levantamiento de hogares, por lo que ofrecieron disculpas.

Reconocieron que la liberación de recursos es una cuestión administrativa que tendrían que exponer ante la Comisión Nacional para la Reconstrucción, por lo que prometieron que presionarán para ello, además de ver la posibilidad que se aumente el monto de ayuda en el próximo presupuesto federal.

El titular de la Sedatu estuvo acompañado por David Ricardo Cervantes Peredo, subsecretario de Ordenamiento Territorial y comisionado nacional para la Reconstrucción; René Ortiz, de la Comisión Nacional de Vivienda, e Idelfonso González Morales, director del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa.

Ante los lugareños, los funcionarios se comprometieron a no dejar una sola casa con daños estructurales, al asegurar que el Programa de Reconstrucción en el país no se acaba hasta que se trate el último caso de ayuda.

“Este recorrido no sólo es para ver los avances de reconstrucción, sino para detectar otros casos que no hayan sido tomados en cuenta o que no se hayan registrado para la ayuda”, indicó Meyer Falcón.

Destacó que en el censo inicial de 2017, se recabó información de 180 mil casas dañadas en 11 estados, de las cuales seis mil viviendas fueron en el Estado de México.

“Pero con estos acercamientos y recorridos vamos descubriendo casos que no fueron considerados para apoyos, porque la clasificación no fue exacta, además de la destrucción rebasó la capacidad del gobierno para dar solución”, finalizó.

-Fin de nota-

 

NTX/DFH/VGT