¿Hay que reconocer las limitaciones de los estudios en las revistas científicas?

·4  min de lectura
Hay diferencias entre los estudios científicos publicados en español y los publicados en inglés a la hora de establecer limitaciones. <a href="https://unsplash.com/es/fotos/8yS04veb1TQ" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:ThisisEngineering RAEng / Unsplash" class="link ">ThisisEngineering RAEng / Unsplash</a>
Hay diferencias entre los estudios científicos publicados en español y los publicados en inglés a la hora de establecer limitaciones. ThisisEngineering RAEng / Unsplash

El avance del conocimiento científico está muy limitado. Los investigadores son conscientes de ello. Sin embargo, es más habitual que reconozcan las limitaciones de su investigación en artículos empíricos publicados en revistas científicas en inglés que en español.

Un estudio reciente en el campo de la retórica intercultural inglés/español desvela los motivos que explican las diferencias.

El lento avance del conocimiento científico

La investigación científica es como una gran misión en la que los investigadores buscan comprender mejor nuestro mundo y resolver los problemas que nos preocupan. Para ello, realizan estudios basados en evidencias empíricas. Sin embargo, sus avances son muy lentos. Una razón es que sus estudios son tan concretos que solo logran dar tímidos pasos más allá de las fronteras del conocimiento. De este modo, es difícil que ningún estudio sea perfecto ni completo.

¿Cuáles son las limitaciones?

Los científicos saben que el valor de sus descubrimientos está limitado por dos grandes motivos:

  1. Porque en sus experimentos suele ser difícil crear las condiciones óptimas que les permiten estar seguros sobre el efecto de lo que investigan.

    Imaginemos que quieren saber cuál de dos métodos de enseñanza del inglés es más eficaz. Para ello, crean dos grupos de niños similares en todo, excepto en el método de enseñanza que reciben, y notan que en uno de los grupos los niños aprenden más. De este modo, averiguan cuál de los dos métodos ha sido más eficaz.

    Sin embargo, si las clases las hubiera dado un profesor distinto en cada grupo, habría sido difícil saber si los niños de uno de los dos grupos aprendieron más por el método o por el profesor. En este caso, el profesor habría sido un factor no controlado que “limitaría” el valor del descubrimiento.

  2. Porque realizan sus experimentos en unas condiciones muy concretas, y no pueden dar por supuesto que descubrirán lo mismo si las condiciones cambian.

    Por ejemplo, aunque el método de enseñanza del inglés anterior funcionara bien con el tipo de niños estudiado, no se puede dar por supuesto que funcione igual de bien con otros grupos como los adolescentes o los adultos. En este caso, el valor del hallazgo estaría “limitado” a ese tipo de niños y no debería generalizarse a otros grupos.

Por este tipo de motivos, cuando los autores de artículos de investigación publican sus hallazgos en revistas científicas, suelen reconocer las limitaciones de su estudio en los apartados finales.

Allí es donde escriben frases como “la muestra puede haber sido heterogénea”, para advertir al lector de algún factor no controlado que podría explicar los resultados, o “este estudio está restringido a… (unas condiciones concretas)”, para avisarle de que esos resultados no se deben generalizar a condiciones distintas.

Diferencias entre revistas en inglés y en español

Aunque no lo parezca, el reconocimiento de las limitaciones tiene una función retórica. Es decir, sirve a los autores para convencer mejor al lector del gran valor de su contribución, y así tener mayores opciones de publicación.

De hecho, estudios previos de retórica intercultural han demostrado que es más común que los autores reconozcan más limitaciones en artículos publicados en revistas científicas en inglés, que suelen ser más exigentes, que en otras lenguas como el español.

Comparando las limitaciones reconocidas en artículos de revistas científicas en inglés y en español, en una investigación reciente confirmé estas diferencias en ciencias sociales como la sociología, la psicología y la pedagogía, aunque no en economía y empresariales.

Gracias a las entrevistas con los autores, me di cuenta de que el papel de las limitaciones en general se entiende de manera distinta en las dos culturas escritas. Mientras que en las revistas en español los científicos las mencionan para justificar sus recomendaciones de investigación futura, en inglés lo hacen para mostrar su competencia y para anticiparse a posibles críticas.

También descubrí que los motivos para que los autores no reconozcan más limitaciones son diferentes. La preocupación principal de los que publican en español suele ser la audiencia, pues creen que no entendería las complejidades de su estudio; pero también tienen presente el no tirar piedras contra su propio tejado admitiendo más puntos débiles.

Por su parte, los autores en inglés no reconocen más limitaciones por cuestiones de la composición del texto, como el haberlas mencionado ya en otro apartado o el no disponer de más espacio. Lo que está claro es que entienden que el admitir las limitaciones aumenta su credibilidad.

¿De qué sirve saber esto?

Cuando alguien lea un artículo publicado en una revista científica española, debería hacer un esfuerzo por detectar las limitaciones que quizá no hayan reconocido los autores, con el fin de interpretar bien los hallazgos.

Y, si es español(a) y pretende publicar su investigación en una revista científica en inglés, quizás le convenga reconocer alguna limitación más de lo que haría en una revista española, para incrementar su credibilidad y sus opciones de éxito.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Ana I. Moreno recibe fondos del Plan Nacional de I+D+i (Ref.: FFI2009-08336/FILO) y de la Universidad de León (ULE/2021/00152/001).