Reconocen congresistas que EU no ha hecho frenado tráfico de armas

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 25 (EL UNIVERSAL).- La delegación de congresistas de Estados Unidos que se reunió con senadores mexicanos, reconoció que ese país no ha hecho lo suficiente para frenar el tráfico de armas, pidieron a México frenar el flujo de drogas y destacaron que ambas naciones no deben tratar el tema de la migración como asunto de seguridad pública.

Durante la reunión privada en la sede del Senado de la República, el senador estadunidense, Christopher Murphy, al frente de la delegación de ese país, subrayó que "no hemos hecho suficiente en Estados Unidos" y reconoció que hay que hacer mucho más y que hay que tomarse mucho más en serio una legislación enérgica sobre el control de armas.

El coordinador de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda, comentó parte del contenido de la reunión entre legisladores de ambos países; Murphy también expuso que no podemos tratar el tema migratorio como un problema de seguridad pública.

"A él le expresé que justamente eso es lo que está haciendo México, por eso tenemos casi 28 mil efectivos desplegados en la frontera norte y sur dándole un trato de seguridad pública a un tema que es eminentemente humanitario", indicó en entrevista Castañeda.

"Hablé igualmente de la preocupación de parte de Movimiento Ciudadano por el proceso de militarización que está viviendo el país y cómo la estrategia de seguridad es prácticamente un fracaso. Por supuesto que nosotros necesitamos hacer una parte importante para solventar este problema, pero sería de muchísima utilidad la colaboración con Estados Unidos", agregó.

Comentó que el senador estadunidense se refirió concretamente a la administración de George Bush, quien dijo había enfrentado este problema de la migración como si fuera un problema de seguridad.

"Ahí fue donde yo aproveché justo para decirle que parece que esa idea permeó de más en el gobierno mexicano y que veíamos con muchísima preocupación que se estuviera atendiendo el problema migratorio como un problema de seguridad pública y no como un problema humanitario", indicó el coordinador de Movimiento Ciudadano.

Reconoció que en el encuentro los congresistas estadunidenses no se refirieron a que exista un trato injusto por parte de México en el tema energético en el marco del T-MEC.

"No lo dijeron expresamente. Ellos creen, por supuesto, tener la razón y, de alguna forma, suscriben la preocupación que hay de las empresas estadounidenses cuando sienten una situación de desventaja respecto a las empresas estatales, paraestatales o frente al sector en México y están en la mejor disposición de tratar de resolver esto lo antes posible. Naturalmente están preocupados, pero sobre todo están ocupados de que esto se pueda solventar", expuso.

Por su parte, el senador demócrata Chris Murphy, según reveló Emilio Álvarez Icaza, legislador del Grupo Plural, presente en el encuentro, ofreció que Estados Unidos hará más para detener el tráfico de armas, a cambio México debe comprometerse a frenar el tráfico de drogas hacia su país.

"Lo que decía es: Nosotros podemos hacer mejor las cosas, en conjunto podemos hacer mejor las cosas, no lo estamos haciendo suficientemente bien. Nosotros podemos hacer nuestro trabajo para ayudar el flujo de armas a México y les pedimos que ustedes mejores su trabajo para tener detener el flujo de drogas hacia Estados Unidos".