¿Reconciliación en puerta? Por qué el funeral de Isabel es una oportunidad única para la relación entre Harry y Guillermo

·8  min de lectura
El príncipe Harry (izquierda) de Gran Bretaña, duque de Sussex, y el príncipe Guillermo (derecha) de Gran Bretaña, príncipe de Gales, reaccionan cuando el ataúd de la reina Isabel II de Gran Bretaña llega al Palacio de Westminster, luego de una procesión desde el Palacio de Buckingham, en Londres
El príncipe Harry (izquierda) de Gran Bretaña, duque de Sussex, y el príncipe Guillermo (derecha) de Gran Bretaña, príncipe de Gales, reaccionan cuando el ataúd de la reina Isabel II de Gran Bretaña llega al Palacio de Westminster, luego de una procesión desde el Palacio de Buckingham, en Londres - Créditos: @ALKIS KONSTANTINIDIS

LONDRES.- Al día siguiente de la épica procesión que acompañó a la difunta reina Isabel desde el Palacio de Buckingham hasta Westminster Hall -donde comenzó una capilla ardiente con filas sin precedente de personas que esperan para despedirse-, una única gran pregunta seguía torturando a los súbditos, aún de luto.

¿Aprovechará Harry la ocasión dorada de estos días de duelo y conmoción, en los que volvió a aparecer junto a su hermano mayor, Guillermo, para recomponer una relación marcada por una ruptura de lo más dramática?

Mientras hierven los preparativos para el funeral de Estado del lunes próximo -nueva ocasión para que los hermanos y esposas se muestren juntos- y en una jornada en la que su padre, el rey Carlos, se tomó un día de respiro tras una semana agotadora, los expertos en realeza intentaban dilucidar el gran interrogante. ¿Habrá una reconciliación entre los dos hermanos, que cuando desfilaron a pie, juntos, hace 25 años, detrás del féretro de su madre, parecían más unidos que nunca, inseparables, pero que ahora, más allá de las ceremonias que compartieron en tributo a su amada abuela, siguen dolorosamente distanciados? En la procesión de ayer todos coinciden que se percibió gran frialdad. Ambos lucieron concentrados, mirando hacia el féretro, siempre, con rostro severo, adusto. Aunque es verdad que la ocasión tampoco lo permitía, jamás cruzaron sus miradas, ni tuvieron algún gesto, aunque mínimo, de complicidad.

Si bien Harry y Guillermo volvieron a aparecer junto a sus mujeres -la aquí controvertida Meghan Markle y la muy popular Kate Middleton-, hace unos días al inspeccionar las ofrendas florales de Windsor, algo que marcó un primer deshielo o, al menos, una tregua, nadie se hace demasiadas ilusiones.

Expertos en realeza saben bien que eso que muestra una foto es sólo eso, una foto, una imagen. Y que la realidad puede ser muy distinta. De hecho, muchos evocaron los tiempos en que Carlos y Diana, aun estando separados de hecho, solían ir juntos a buscar a sus pequeños al colegio, con ese mismo fin de conceder una imagen de aparente normalidad, cuando en verdad su matrimonio ya estaba totalmente roto. Era una pantalla en virtud de una razón de estado mayor, la armonía de la corona.

El príncipe británico Guillermo, Kate, la princesa de Gales, el príncipe Harry, y su esposa Meghan, la duquesa de Sussex, presentan sus respetos a la reina Isabel II mientras el féretro descansa en Westminster Hall para su entierro, en Londres, el miércoles 14 de septiembre de 2022.
El príncipe británico Guillermo, Kate, la princesa de Gales, el príncipe Harry, y su esposa Meghan, la duquesa de Sussex, presentan sus respetos a la reina Isabel II mientras el féretro descansa en Westminster Hall para su entierro, en Londres, el miércoles 14 de septiembre de 2022. - Créditos: @Christopher Furlong

Las dos parejas, juntas, no solo aparecieron desde la muerte de su abuela el sábado pasado en las afueras del Castillo de Windsor. También nuevamente ayer, cuando hubo un breve servicio religioso en Westminster Hall, al culminar allí la procesión del féretro con los restos de “Granny”.

En manos de los “norteamericanos”

Como es sabido, Guillermo y Kate, flamantes príncipes de Gales, en el futuro heredará el trono. Mientras que la otra pareja, la de Harry y Meghan, decidió abandonar la monarquía en marzo de 2020, en lo que representó un tsunami para los Windsor. Ese fue uno de los mayores disgustos que tuvo la reina en sus últimos años de vida. Y una ruptura que muchos creen que ahora los duques Sussex podrían intentar arreglar.

El gran pecado de la pareja fue haberle dado una entrevista a la popular Oprah Winfrey, en Estados Unidos, en la que acusaron sin medias tintas a la monarquía de racismo, entre otros defectos. Denunciaron, en efecto, que alguien de la casa real les había preguntado de qué color iba a ser la piel de su primer hijo, Archie, que ahora tiene 3 años. Aunque lo que más irrita a los Windsor es la anunciada publicación de una autobiografía de Harry que podría resultar una nueva bomba para una realeza en zozobra, sobre todo con la salida de escena de un ícono como Isabel II.

Según expertos, la pelota de una virtual reconciliación está en manos de ellos, de Harry y Meghan, los “norteamericanos”. ¿Por qué?

Porque el rey Carlos III y Guillermo, hasta ahora ya han demostrado para con ellos gran “magnanimidad”, según destacó Richard Kay en el Daily Mail.

El príncipe británico Harry, duque de Sussex, su esposa Meghan, duquesa de Sussex , el príncipe británico Guillermo, príncipe de Gales y su esposa Kate, princesa de Gales, observan las ofrendas florales depositadas por el público en el paseo largo del castillo de Windsor el 10 de septiembre de 2022 antes de reunirse con los simpatizantes.
El príncipe británico Harry, duque de Sussex, su esposa Meghan, duquesa de Sussex , el príncipe británico Guillermo, príncipe de Gales y su esposa Kate, princesa de Gales, observan las ofrendas florales depositadas por el público en el paseo largo del castillo de Windsor el 10 de septiembre de 2022 antes de reunirse con los simpatizantes. - Créditos: @KIRSTY O'CONNOR

“En lugar de ser excluido, Harry fue puesto al centro de las cosas. Su rol ayer era bastante oscuro. Pero le fue concedida toda la cortesía por ser el hijo del rey. Y tuvo su lugar al lado de su hermano y detrás de su padre”, destacó el experto, subrayando que también después, en Westminster Hall, él y la duquesa de Sussex tuvieron posiciones privilegiadas, como si nada hubiera pasado. Meghan incluso viajó hasta allí en una limusina junto a su tía, Sophie, condesa de Wessex, en el convoy de coches reales liderado por la reina consorte, Camila y Kate, nueva princesa de Gales.

“En el mundo lleno de matices de la monarquía, esos son más que gestos simbólicos”, destacó Kay, que consideró todo esto una virtual invitación a Harry, por parte de la casa real de los Windsor, a recapacitar si es que no desea retomar sus deberes reales.

Una oportunidad única

Más allá de la cuestión del uniforme militar -que le fue vetado en la procesión justamente por haber abandonado sus roles reales-, los más veteranos expertos en realeza destacan que el trato brindado a Harry fue muy bueno. O, al menos, fue mucho mejor que el que se le dio en el pasado a personajes de la realeza muy amados, que optaron por el exilio, antes que por el deber.

“El rey Eduardo VIII y su esposa Wallis Simpson -divorciada tres veces y a quien siempre se le negó el título de su alteza real- nunca fueron bienvenidos en el Reino Unido después de su abdicación”, evocó. “¿Se da cuenta de esto Harry? ¿Puede siquiera ver la diferencia?”, escribió Kay, que en un sesudo artículo se preguntaba, finalmente, si es que el duque de Sussex se está dando cuenta de la oportunidad enorme, de la rama de olivo que su padre y su hermano mayor le están tendiendo en este momento histórico.

Lo cierto es que la reconciliación no solo tiene que ver con el hecho de que, en todo caso, en cualquier familia es horrible que dos hermanos ya no se hablen. También tiene que ver con el pragmatismo de los Windsor y, en última instancia, de Carlos III y de Guillermo, que saben que necesitan de Harry. “Un adelgazamiento de la familia real está bien, pero en tan sólo dos años la casa real perdió mucho de su potencia de fuego: el deshonrado Andrés (que fue defenestrado por el escándalo de abusos de menores relacionado con el magnate norteamericano Jeffrey Epstein), los ausentes Harry y Meghan y ahora, la reina”, apuntó.

Reina Isabel; Queen Elizabeth lll; mundo; procesión; Londres; Reino Unido; Buckingham; rey carlos lll; king Charles lll; Camila; Westminster; Princesa Ana
El rey Carlos III de Gran Bretaña y el príncipe Guillermo de Gales caminan detrás del féretro de la reina Isabel II, adornado con un estandarte real y la corona imperial de Estado y tirado por un carro de combate de la tropa real de artillería a caballo, durante una procesión desde el Palacio de Buckingham hasta el Palacio de Westminster, en Londres, el 14 de septiembre de 2022. - Créditos: @DANIEL LEAL

En medio del desconcierto y en una capital aún semiparalizada por los eventos fúnebres, todos saben que una reconciliación entre Harry y su familia real, comportaría compromisos difíciles. Harry debería cancelar la publicación de su esperadísima autobiografía -que nadie sabe si puede, porque ya firmó un megacontrato con Penguin Random House- y Meghan debería comprometerse a evitar ventilar intimidades de la realeza y a tener un perfil mucho más bajo.

Por otro lado, Guillermo debería poder perdonar a su hermano, algo nada fácil. “Uno puede pedir perdón, pero no puede desdecir cosas ya dichas y Harry y Meghan han dicho demasiadas y muchas, profundamente hirientes”, le confió un miembro de la realeza a Kay, que se planteó, finalmente la posibilidad de que Harry y Meghan puedan volver a unirse a “The Firm”, la “empresa”, como es llamada la casa de los Windsor.

¿De qué forma? La hipótesis es que través de un nuevo modelo real que le permita a Harry y Meghan tener un rol semidistante. Un rol parecido al que tuvo la princesa Diana en su momento, cuando siguió respaldando a Carlos en eventos nacionales mientras se estaban separando y que luego siguió teniendo su propio rol en diversas fundaciones.

“La diferencia, claro, es que Diana nunca comercializó su vida como lo han hecho Meghan y Harry”, disparó Kay, que, justamente por todo esto, admitió ser bastante pesimista. “Por supuesto ellos dos volverán para la coronación de Carlos -que se espera sea el año que viene-, pero ¿después de eso?”, se preguntó. Y concluyó: “En los años a venir, no haberse dado cuenta de las posibilidades que se les presentaron esta semana podría convertirse en el mayor error de la pareja”.