Recomendaciones para cuidar la estructura ósea

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 21 (EL UNIVERSAL).- Los huesos son una de las partes del organismo que cumplen funciones clave para su normal funcionamiento. Los mismos trabajan junto con los músculos para sostener el cuerpo cuando las personas están de pie y movilizan el cuerpo cuando caminan o corren.

Hay que decir que estas estructuras que albergan la médula ósea, también producen las células sanguíneas, almacenan minerales como el calcio y liberan factores en la sangre que son necesarios para el funcionamiento normal de los órganos blandos como el riñón, de acuerdo a información suministrada por el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, de Estados Unidos.

Sobre ello hay que decir que los huesos son estructuras que están compuestas de proteínas, colágeno y minerales, especialmente calcio. El colágeno también suministra un marco para la incorporación de minerales, principalmente el fosfato de calcio. Este mineral hace que el hueso sea duro y fuerte, mientras que el colágeno le da flexibilidad para que pueda resistir las fracturas.

Con el paso de los años, toda la estructura ósea va perdiendo firmeza y los huesos se vuelven más susceptibles de enfrentar fracturas, por lo que es importante alimentarse bien e incluir en la dieta algunas vitaminas que son determinantes para cuidar la salud de los mismos.

La vitamina K, a la cual se le conoce como la de la coagulación que el cuerpo requiere para producir ciertas proteínas en el hígado que hacen que la sangre se coagule. Hay que decir que estas proteínas se denominan factores de coagulación.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, hay investigaciones que han determinado que es un nutriente que ayuda a que los adultos mayores mantengan los huesos fuertes.

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos precisan que cuando se produce una deficiencia marcada de este nutriente se reduce la fuerza de los huesos e incrementa el riesgo de desarrollar osteoporosis, una enfermedad en que los huesos se vuelven débiles y corren más riesgo de enfrentar fracturas.

Además, hay que aportar que la mejor manera de obtener los requerimientos diarios de esta vitamina es con el consumo de algunos alimentos como los siguientes:

Hortalizas de hoja verde, como la col, la espinaca, las hojas de nabos, la col rizada, la acelga, las hojas de mostaza, el perejil, la lechuga romana y la lechuga de hoja verde.

Verduras como las coles de Bruselas, el brócoli, la coliflor y el repollo.

El pescado, el hígado, la carne de res, los huevos y cereales (contienen cantidades más pequeñas).