Recoleta: operativo policial por una aglomeración de personas frente a dos cervecerías artesanales

LA NACION
·3  min de lectura

En lo que fue un nuevo día con récord de casos, cuando los infectados con Covid-19 en el país llegaron a 220.682, una aglomeración de personas sobre la vereda que comparten dos bares en Recoleta captó la atención de los vecinos que transitaban por la zona y, rápidamente, las imágenes se difundieron en redes sociales.

Según pudo saber LA NACION, luego de varias denuncias públicas, la Policía de la Ciudad arribó al lugar y, para ese entonces, "había entre 12 y 14 personas paradas en la vereda". Las fuentes indicaron que no había dispuesto sillas, ni mesas en la vereda y que no había clientes en el interior de los locales. Sucedió sobre el espacio en la vía pública que comparten los bares Buller y Bartola, ubicados frente al Cementerio de la Recoleta.

Si bien los encargados de las cervecerías recibieron infracciones por violación al artículo 205 del Código Penal, debido a que vendían bebidas sin respetar la distancia social para evitar el contagio del coronavirus, los locales no fueron clausurados porque no había otras irregularidades que así lo ameritaran, confirmaron a LA NACION tanto de fuentes policiales como desde la Agencia Gubernamental de Control (AGC) que acompañó el procedimiento.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

Un vecino que transitaba por la zona relató a LA NACION que "había grupos tomando cerveza en los alrededores del establecimiento". Y contó: "Que la gente esté tomando café o cerveza afuera de los bares se ha hecho algo recurrente, pero hasta ahora no había visto tal cantidad de personas, en este caso, había muchísimas".

A raíz del operativo, miembros de esta fuerza efectuaron la consulta con el Juzgado Federal N°4, a cargo del juez Ariel Lijo, quien dispuso la notificación a ambos encargados de los comercios. Al poco tiempo, la Agencia Gubernamental de Control (AGC) se hizo presente en el lugar y determinó que ambos establecimientos "se encontraban en orden", por lo que aseguraron que no estaban cometiendo ninguna infracción.

No obstante, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, se refirió anoche al acontecimiento, en diálogo con Animales Sueltos, y, consultado sobre el accionar de la autoridad hacia los que habrían violaron la cuarentena para juntarse en la cervecería, explicó: "Se pide que vuelva cada uno a su domicilio y si no se tiene que aplicar una multa, pero la agencia desalojó el bar y emitió una clausura".

El funcionario del gobierno de la ciudad dijo que comprende las necesidades de las pymes y los comercios, pero pidió responsabilidad y trabajo colectivo. "La sociedad argentina ha aguantado estos 139 días, con lo cual tenemos que cuidarnos el doble. No tenemos vacuna, ni tratamiento. Si bien empezamos a ver la luz al final del túnel, ayer y hoy hemos tenido casos por encima del promedio", alertó Santilli.