Recoleta: un repartidor insultó a un militante kirchnerista, provocó una pelea y fue detenido por la Policía

·5  min de lectura
Ciclista detenido
Un repartidor insultó a un militante kirchnerista, provocó una pelea y fue detenido por la Policía a escasos metros de la casa de Cristina Kirchner

Durante la noche del miércoles, la Policía Federal Argentina (PFA) detuvo a un repartidor luego de que este protagonizara una disputa con un militante kirchnerista en las afueras de la casa de la vicepresidenta, ubicada en el barrio de Recoleta. Según el parte policial al que pudo acceder LA NACION, el hombre realizó cantos ofensivos contra Cristina Kirchner, lo que provocó una pequeña pelea entre los presentes, y agredió a un oficial.

El tenso episodio, que fue captado por las cámaras de C5N, comienza cuando el hombre pasa por detrás de uno de los cronistas apostados en el lugar y grita “Cristina, la concha de tu madre”. Emite también gestos ofensivos contra la militancia.

Luego, el repartidor se baja de su bicicleta e incita a la pelea a uno de los manifestante. Ante la inmediata reacción de un grupo de personas, que se abalanzaron sobre él, el individuo de 21 años intentó sacar rápidamente un objeto de su mochila para defenderse -pudo saberse más tarde que se trataba de una llave francesa-.

Antes de que la pelea pasase a mayores, los agentes de la PFA tomaron control de la situación y detuvieron al trabajador. Sin embargo, el joven continuó con la embestida y llegó a golpear a un oficial en el muslo y en la rodilla izquierda.

Los minutos restantes del video exhiben cómo los uniformados esposan al hombre en cuestión y le piden que se acueste sobre el suelo boca abajo. Luego, deciden relocalizarlo y termina sentado contra una pared, a escasos metros de una de las veredas. En respuesta de lo sucedido, la PFA elaboró las actuaciones judiciales y puso al detenido a disposición de la Justicia.

En un comunicado oficial, la PFA confirmó la detención de “una persona que comenzó a referir insultos en contra de la exmandataria, mientras circulaba con una bicicleta de reparto de comida”, y agregó que al momento de ser aprehendido el hombre “lesionó a uno de los policía propinándole golpes con la herramienta en el muslo y la rodilla izquierda”. En consecuencia, informó que se le labraron actuaciones por “atentado, resistencia a la autoridad y lesiones”.

Poco después de finalizada la disputa, el dirigente social Luis D’Elia reaccionó al acontecimiento: “Es el viejo odio gorila que tiene 70 años, 100 años. Es un odio que atraviesa generaciones. Que alguna vez hizo un genocidio y al que se recurre para hacer este tipo de cosas”.

Las declaraciones del repartidor

Pasada la medianoche, el joven de 21 años habló con un periodista, también de C5N, y se sinceró: “No me arrepiento. Pero no pensé que se iba a armar este quilombo. De todas maneras, estoy tranquilo”. Consultado sobre por qué actuó de ese modo, dijo que “estaba laburando” y “pasó”. “No soy militante de ningún partido”, aclaró. Y acotó: “Solo odio al peronismo”.

Sobre las razones de su apatía por el oficialismo, el hombre profundizó: “Odio todo lo que tenga que ver con Cristina Kirchner. Fijate cómo está el país. Yo la responsabilizo por todo. Yo voté a [Mauricio] Macri y quiero un gobierno que haga bien las cosas en este país. Difícil es poder arreglar los destrozos que hicieron durante 40 años. Y yo responsabilizo de eso a todos los partidarios de Cristina”.

El incidente se produjo en la décima jornada de vigilia en las inmediaciones del domicilio de la expresidenta. Desde el lunes 22 de agosto, y tras el pedido de condena del fiscal Luciani para con Kirchner en la causa Vialidad, fanáticos de la líder del Frente de Todos organizan día tras día una movilización en dirección a Juncal y Uruguay con el objetivo de apoyarla, mientras perdura el proceso judicial -a reanudarse el próximo 5 de septiembre-.

La iniciativa llevó a disputas entre fanáticos oficialistas y opositores y con las fuerzas de seguridad porteña, razón por lo que el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, ordenó ampliar la custodia de la vicepresidenta. “La decisión fue tomada porque necesitábamos la tranquilidad de saber que la presidenta (sic) iba a estar en su casa cuidada”, sostuvo.

Y detalló haberlo consultado con el presidente Alberto Fernández, con Cristina Kirchner y con integrantes de la Policía Federal. “Hasta lo llamé a Marcelo D’Alessandro [ministro de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires], que nunca me falló”, dijo y afirmó: “Todos me dieron el OK”.

En la jornada de este miércoles, Cristina Kirchner llegó a su domicilio pocos minutos antes de las 20.30, saludó a sus seguidores, se tomó fotos con algunos de ellos, firmó libros y hasta fue sorprendida por un fanático que le dedicó una ópera.