Reclaman una mayor inversión para la tuberculosis, que mata a los más pobres

·2  min de lectura

Asunción, 13 sep (EFE).- Parlamentarios de 14 países, autoridades y representantes de distintas organizaciones reclamaron este martes decisiones políticas que garanticen una mayor inversión para enfrentar la tuberculosis, enfermedad que advirtieron "mata a la gente más pobre" y se combate con una vacuna desarrollada hace ya 101 años.

"Una de las cosas que nos tienen que hacer reflexionar como políticos es qué poco que se ha hecho en el mundo con la tuberculosis", afirmó el diputado uruguayo Luis Gallo Cantera al intervenir en la "Cumbre de Tuberculosis de las Américas 2022" , celebrada en Asunción, y a la que asistió en esta jornada el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez.

El legislador, que hace parte del Frente Parlamentario de Tuberculosis de las Américas, consideró "increíble" que no haya una nueva vacuna contra la tuberculosis.

"Seguimos con la vieja BCG, que tiene una cobertura muy poca y, sin embargo, para el covid, en cuestión de 6, 7 meses, hay varias vacunas", agregó Gallo.

Lamentó, en ese contexto, que para el tratamiento de esta enfermedad se requiere tomar de entre cinco y seis antibióticos durante seis meses, en vez de un solo comprimido.

"Son cosas, que son decisiones políticas", complementó el diputado, para quien la tuberculosis "no atrae políticos, no trae votos" .

En la misma línea se pronunció el director Ejecutivo de la organización no gubernamental Medical Impact y punto focal del Frente de TB de las Américas, Giorgio Franyuti, quien advirtió que la tuberculosis "no conoce fronteras".

"La TB se alimenta de hambre y la desnutrición; la TB trabaja en equipo con el VIH, el sida, la diabetes. Es un abusivo y se aprovecha de los más débiles", alertó.

Franyuti agregó que la tuberculosis "es un indicador de inequidad social", y advirtió que "mata a la gente más pobre".

Además, celebró que Paraguay es un "referente regional", tras la aprobación, en julio de 2021, de la ley "que establece los derechos y obligaciones en la prevención, atención integral de la salud y protección social de las personas afectadas por la tuberculosis".

Indicó, sin embargo, que la responsabilidad "aún no ha terminado", ya que una ley, "sin reglamentación específica, tiene cabeza para pensar, pero no brazos para articular".

Por su parte, el director de Vigilancia de la Salud de Paraguay, Guillermo Sequera, apuntó que la tuberculosis causa en el mundo más de 4.000 muertes todos los días.

En Paraguay, agregó, se contabilizan 3.000 casos cada año, de los cuales alrededor de un 10 % muere.

Sobre los más afectados, Sequera mencionó a los pueblos indígenas, que suman unas 150.000 personas y representan el 18 % de los casos.

También la población carcelaria, con alrededor de 15.000 privados de libertad, supone el 20 % de los casos en este país y muestra un "ascenso vertiginoso", advirtió el funcionario.

(c) Agencia EFE