Reciclando los árboles de Navidad para dar color a las pinturas y dulzor a los alimentos

REUTERS/Henry Nicholls

Cada año, por estas fechas, los árboles de Navidad terminan su vida útil. Una vez terminadas las fechas, las personas que aún emplean árboles de verdad, y no versiones artificiales y reutilizables, se deshacen de ellos. El impacto ambiental que tiene esta práctica es enorme.

Y no sólo por los árboles. Uno de los problemas son las acículas del pino, las hojas de estos árboles. Porque la madera tarda en degradarse, pero también las hojas de los pinos. Y al hacerlo emiten una gran cantidad de gases de efecto invernadero.

[Te puede interesar: Los científicos explican la nariz luminosa de Rudolf y otros mitos navideños]

Lo que ocurre también es que las acículas son difíciles de degradar, y generan un compuesto orgánico denominado lignocelulosa. Esta molécula es altamente complejo, y por lo tanto no resulta muy útil para procesarlo de manera industrial. Hasta ahora, ya que en un estudio reciente se plantea un proceso químico que permitiría sacar provecho de las hojas de pino. Y de manera ambientalmente sostenible, que no es poco.

Para empezar, habría que tratar las acículas con calor y glicerol. Con ello, se consigue separar las moléculas de lignocelulosa en dos fases: una líquida, un bio-aceite, y una sólida. Del aceite se pueden extraer tres compuestos interesante: por una parte glucosa, que en la industria alimentaria se aprovecharía para generar edulcorantes – la glucosa es, esencialmente, un azúcar simple. También ácido acético, presente en pinturas y adhesivos – y en el vinagre, aunque aprovecharlo para esto resulta menos atractivo.

[Te puede interesar: Los árboles pueden llegar más arriba gracias al cambio climático, y no es una buena noticia]

Por último, quedarían distintos fenoles. Estos compuestos pueden resultar más complicados de reutilizar, aunque tienen muchos usos industriales: resinas epoxi, precursores del nylon, herbicidas… En cuanto a la parte sólida, el aprovechamiento estaría más encaminado a su uso como posible biocombustible o como fertilizante, aunque tampoco queda muy claro en el estudio.

En realidad, cualquier medida que sirva para minimizar el impacto que tenemos sobre el planeta siempre será bien recibido.