Rechazo opositor al proyecto oficial para gravar las ganancias empresariales

Laura Serra
·4  min de lectura
Ganancias
Ganancias

El proyecto del Gobierno para subir el impuesto a las ganancias para las empresas no tendrá un trámite exprés en el Congreso. Los dos principales bloques de la oposición de la Cámara de Diputados –Juntos por el Cambio y el lavagnismo de Consenso Federal- ya anticiparon su rechazo, por lo que se avizora un tratamiento difícil en el Congreso.

“Ni Venezuela se atrevió a tanta voracidad fiscal anti inversión y anti empleo”, enfatizó el diputado Luciano Laspina, de Juntos por el Cambio y uno de los voceros de la principal bancada opositora en la Comisión de Presupuesto.

En la Cámara de Diputados el oficialismo pretende esta semana emitir dictamen sobre otro proyecto, aquél que propone subir el piso del impuesto a las ganancias para aquellos asalariados con sueldos brutos hasta $150.000. La iniciativa, una bandera política de Sergio Massa, presidente de la Cámara, se debatirá la semana próxima en el recinto. Sin embargo, el reciente proyecto del Gobierno para aumentar el tributo para las empresas, concebida para compensar la caída de la recaudación que implicará la aprobación de la “ley Massa” –la cual tendrá un impacto fiscal de poco más de 42.000 millones de pesos anuales-, no tendrá la misma celeridad y será tratado después.

“El proyecto para aumentar el impuesto a las ganancias a las empresas no tiene fecha todavía de tratamiento en la Cámara baja. Primero vamos a avanzar con la suba del piso para los asalariados”, indican en el oficialismo. Massa, está claro, no está dispuesto a que su iniciativa, que apunta a beneficiar a más de un millón de trabajadores, quede salpicada por las críticas opositoras ante la embestida de la Casa Rosada contra las empresas.

El proyecto que envió el ministro de Economía, Martín Guzmán, propone una estructura de alícuotas escalonadas con tres segmentos en función del nivel de ganancia: el primer escalón es del 25% para ganancias netas de hasta $1,3 millones; el segundo, del 30% hasta $2,6 millones y un último segmento de 35% para ganancias netas superiores a $2,6 millones. Además, los dividendos distribuidos pagarán en todos los casos la alícuota del 7% (hasta hoy era 13%).

De aprobarse esta ley, el Gobierno espera sumar una recaudación extra de $120.000 millones.

Esta iniciativa incluye, además, un artículo que promete desatar polémica: se trata del artículo cuarto, el cual excluye del pago de ganancias a las empresas ligadas a los juegos de azar. La ley actual establece que estas empresas deben abonar una alícuota especial de 41,5%. Eso desapareció en el proyecto nuevo.

“No juzgo intenciones sobre la eliminación de este párrafo del proyecto. Si se trata de un error técnico debe ser subsanado cuando el proyecto se discuta en comisión”, enfatizó Jorge Sarghini, diputado de Consenso Federal.

Más críticas al proyecto

El proyecto del Gobierno promete una fuerte discusión en la Cámara baja. “No entiendo con qué cara el gobierno dice que sólo le está subiendo los impuestos a las “grandes empresas” (como si fuese bueno) si ahora pasarán a pagar una alícuota récord de 40% las empresas que ganen más de...$216.666 pesos mensuales! ¿Es broma lo de “grandes empresas?”, ironizó Laspina.

“Es muy malo para la economía –coincidió el diputado radical Luis Pastori-. Auyenta inversiones y al empleo. Desanda lo que fue nuestra reforma de 2017.”

En el Gobierno afirmaron que, a fines de 2015, este impuesto recaudaba alrededor de 3 puntos del PBI. La reforma ideada por Nicolás Dujovne dejó la recaudación en 2,7 puntos. La idea del Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán es volver a esos 3 puntos del producto por este impuesto. En el Gobierno piensan que la directriz de la reforma de Dujovne -que la baja de impuestos generaría inversión- está errada y afirman que justamente los momentos de mayor inversión fueron con alícuotas al 35%.

“Bambolean sin racionalidad en materia tributaria –enfatizó el diputado lavagnista Alejandro “Topo” Rodríguez-. El ministro Guzmán anuncia que el cambio en Ganancias tendrá efecto fiscal neutro, pero mandan de inmediato un proyecto para -supuestamente- cubrir el bache del cambio en Ganancias. No más impuestos, no más presión tributaria”.

27/8/19
Silvana Colombo


El exministro Roberto Lavagna (Silvana Colombo/)

En el lavagnismo también marcaron distancia del proyecto de Massa para subir el piso del impuesto a las ganancias: si bien no votarán en contra, propondrán cambios en el articulado.

En este sentido, el Interbloque Federal le remitió una nota a Massa donde dejan sentada su posición y sugiere incorporar un aumento del 50% en las asignaciones familiares para aquellos trabajadores cuyos salarios estén por debajo del nuevo mínimo no imponible.

El pedido fue formulado a través de una nota firmada por los diputados Eduardo “Bali” Bucca, Andrés Zottos, Jorge Sarghini, Graciela Camaño y Alejandro “Topo” Rodríguez, dirigida a Massa, y al titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller.

Más allá de la sugerencia, cuestionaron al Frente de Todos por entender que “en lugar de proponer una reforma tributaria integral, tal como lo prometió el gobierno nacional en reiteradas oportunidades, lo que se termina impulsando son modificaciones parciales en algunos impuestos determinados; verdaderos parches que trastocan la estructura de los impuestos y distorsionan los principios básicos que les dan fundamento”.