Rechazan refuerzo con la dosis cubana

Yara Silva

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 28 (EL UNIVERSAL).- En centros de salud de la Ciudad de México donde se aplica la vacuna Abdala, adquirida por el gobierno mexicano al de Cuba, hay una constante: se tienen más dosis que pacientes dispuestos a aplicarse una inmunización que no se encuentra avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En un recorrido hecho por EL UNIVERSAL en clínicas de la Secretaría de Salud local, los médicos comentaron que poca gente acude a aplicarse el refuerzo con esa dosis.

Los pacientes llegan a solicitar la vacuna para niños o las de influenza, pero cuando les ofrecen la de refuerzo contra el Covid- 19, la mayoría las rechaza.

En la clínica ubicada en la calle Héroes, en la colonia Guerrero, tres adultos esperaron este martes más de tres horas para recibir la vacuna Abdala... no por exceso de gente, sino porque es necesario tener a 10 pacientes para abrir una caja, de otro modo, las dosis que no se aplican se desperdician porque deben desecharse.

En plena sexta ola de coronavirus, la vacuna cubana no tiene la demanda que hubo durante las pasadas campañas de inmunización contra el virus.

Los centros de salud de la Ciudad de México, a casi una semana de que comenzó la aplicación de Abdala, lucen vacíos.

En el centro de salud de la colonia San Rafael, en la calle Francisco Díaz Covarrubias, los doctores invitaban a todo el que ingresaba al edificio a vacunarse contra el Covid.

De acuerdo con los médicos, a las 14:40 horas aún sobraba una dosis que, en caso de no ser utilizada, se perdería.

En esa colonia de la alcaldía Cuauhtémoc, la vacuna sobrante se desaprovechó porque, a la hora de cierre del centro de salud, no llegó ningún paciente que la requiriera.

En la colonia Guerrero los adultos mayores acudieron a cuentagotas y los pocos interesados debieron esperar horas para recibirla.

Aunque en el lugar había unas 15 madres que llevaban a sus hijos para recibir la vacuna Pfizer, todas se negaron a ser vacunadas con Abdala pese a la invitación del personal de salud.

Un joven venezolano pedía una dosis de la vacuna Pfizer, pero se la negaron porque sólo se tenían dosis correspondientes a menores de edad.

El paciente de 28 años fue de los pocos que aceptó la cubana con tal de tener el refuerzo y prevenir consecuencias graves en esta sexta ola de la enfermedad que causó la muerte de 439 mil mexicanos entre 2020 y 2021, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Ante la baja asistencia de personas para aplicarse la vacuna cubana, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, ha comentado que se realizará un refuerzo en la campaña para que los capitalinos acudan a los centros de salud, mientras que el director de Gobierno Digital de la Ciudad de México, Eduardo Clark, defendió su uso con información científica y aclaró que la dosis fue aprobada desde hace un año por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).