Rechaza Ecuador eventuales represalias comerciales de EUA por Assange

Quito, 1 Sep (Notimex).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, rechazó hoy eventuales represalias comerciales contra su país por la "decisión soberana" de su gobierno de dar asilo al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

"Aceptar esto sería intolerable", dijo el mandatario ecuatoriano en su programa semanal, al comentar la decisión de su gobierno de asilar a Assange, quien permanece refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres.

"El momento en que las negociaciones para extender el ATPDEA (la estadunidense Ley de Preferencias Arancelarias Andinas) hagan mención mínima a socavar y afectar nuestra soberanía, nos paramos de la mesa de negociaciones", advirtió.

Correa respondió a la preocupación de empresarios privados, con quienes se reunió esta semana, sobre la posible cancelación del ATPDEA a Ecuador por el asilo a Assange.

"Solamente aceptar como posible que esto se dé, es vergonzoso", dijo el jefe de Estado, al señalar que no hay ninguna relación entre la decisión soberana del país de asilar a Assange y los asuntos comerciales.

"Nuestra soberanía no está en venta, no es negociable, hay cosas que no se pueden mercantilizar", enfatizó Correa y expresó indignación por el discurso de "ciertos politiqueros" y algunos medios sobre el riesgo de retaliaciones por el caso Assange.

Insistió que aquello "es inaceptable, y si sucede, que suceda 10 mil veces, pero nosotros no vamos a pedirle permiso a nadie para ejercer nuestra soberanía".

Correa, por otra parte, anunció que Ecuador analiza iniciar acciones legales ante tribunales internacionales contra el Instituto Coriell de Estados Unidos, por el uso ilegal de material genético de la comunidad amazónica huaorani.

La Defensoría del Pueblo denunció que a comienzos de la década de 1990, dos ciudadanos estadunidenses extrajeron sangre a varios indígenas huaorani, con el argumento de que iban a examinar su estado de salud.

Luego, esas muestras terminaron en manos de un científico de la Escuela Médica de la Universidad de Harvard y, finalmente, en el Instituto Coriell, el cual desde entonces ha enviado siete cultivos celulares y 36 muestras a ocho laboratorios de diversos países.

Correa acusó a ese laboratorio de comercializar las muestras sin el permiso de los huaorani, y recordó que los pueblos amazónicos ancestrales son resistentes a algunas enfermedades frente a los cuales los mestizos no tienen ninguna defensa.

"Por ética o por bioética, cualquier experimento o estudio que se quiera hacer, debe tener el consentimiento de esa comunidad", enfatizó el presidente ecuatoriano.

La ministra Coordinadora de Patrimonio, María Fernanda Salvador, presente en el informe presidencial, precisó que se ha formado un comité técnico jurídico para estudiar las "mejores acciones legales" a seguir contra Coriell.

NTX/LAO/JAH/SBR

Cargando...