Esta receta de pollo en bandeja puede hacer que te olvides de la parrilla

·4  min de lectura
Pollo en bandeja con calabacitas y albahaca, en Nueva York, el 22 de junio de 2021. Estilista de alimentos: Judy Kim. (Linda Xiao/The New York Times).
Pollo en bandeja con calabacitas y albahaca, en Nueva York, el 22 de junio de 2021. Estilista de alimentos: Judy Kim. (Linda Xiao/The New York Times).

Hay una regla no escrita que dicta que, si vas a preparar una cena para celebrar el 4 de julio o alguna otra reunión de verano, entonces debes usar la parrilla.

¿Pero qué pasa si no tienes acceso a ningún espacio exterior? ¿Y si llueve? ¿O si hace demasiado calor como para siquiera pensar en estar de pie al aire libre frente al fuego, sudando sobre tu arrachera?

Hasta las reglas no escritas están destinadas a romperse. Si no te es posible cocinar a la parrilla, te ofrezco una alternativa: un plato de pollo dorado, acompañado de albahaca y calabacitas que es tan veraniego como una cena cocinada en una bandeja puede serlo.

La combinación de calabacitas y albahaca es lo que hace tan apropiado este platillo para principios de verano, antes de que la albahaca florezca y las calabacitas crezcan lo suficiente como para defenderse de los ataques de los osos.

Las mejores calabacitas para esta receta se cosechan tiernas, cuando todavía son pequeñas y delgadas, con pocas semillas y una piel fina que se dora en el horno.

Para que las calabacitas se doren bien, no hay que darles la vuelta ni removerlas, ya que esto puede hacer que queden aguadas. Deja que todo se rostice en el horno sin hacer nada para que la piel del pollo se dore bien. A medida que se cocinan, las calabacitas se caramelizan, lo cual ocurrirá en todas partes, pero en particular del lado que está en contacto con la bandeja.

Aunque la albahaca fresca es la hierba estrella de este platillo, un poco de menta seca u orégano también sazona el pollo. En aras de la simetría, al principio intenté utilizar albahaca seca. Pero no es tan sabrosa como la menta o el orégano secos, que añaden una profundidad sabrosa y complementaria a la mezcla. Una mezcla de hierbas, como zatar o hierbas provenzales, también funcionaría muy bien.

Como este plato se cocina en una sola bandeja, alcanza para alimentar a dos o tres personas. Pero puedes duplicar la receta con toda libertad y dividir todo entre dos bandejas (asegúrate de que cada una tenga tanto calabacitas como pollo para que sus sabores se mezclen). Puede que tengas que añadir algunos minutos al tiempo en el horno; fíjate en cuán dorado está más que en el tiempo transcurrido. Todo debe estar bien rostizado.

A continuación, sírvelo con algo que absorba los jugos embriagadores de la bandeja, como pan crujiente, arroz o cuscús. Esa es otra ventaja de romper la regla de usar el asador en verano: todos esos gloriosos jugos están ahí para que el pan los absorba en lugar de gotear tristemente sobre el fuego.

Pollo en bandeja con calabacitas, marinado con una mezcla de ajo, en Nueva York, el 22 de junio de 2021. Estilista de alimentos: Judy Kim. (Linda Xiao/The New York Times).
Pollo en bandeja con calabacitas, marinado con una mezcla de ajo, en Nueva York, el 22 de junio de 2021. Estilista de alimentos: Judy Kim. (Linda Xiao/The New York Times).

Pollo en bandeja con calabacitas y albahaca

Rinde de 2 a 3 porciones

Tiempo total de preparación: 40 minutos

  • 800 gramos de muslos y piernas de pollo con hueso y piel

  • Sal y pimienta negra recién molida

  • 500 gramos de calabacitas, en rebanadas de 2,5 centímetros de grosor (unas 5 tazas)

  • 2 dientes de ajo grandes, rallados finamente, picados o pasados por una prensa

  • 2 cucharaditas de menta u orégano deshidratado

  • 1 cucharadita de semillas de cilantro, machacadas con un mortero o con la parte plana de un cuchillo ancho (opcional)

  • 1/4 de cucharadita de hojuelas de chile rojo y un poco más para servir

  • 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen y un poco más de ser necesario

  • Rebanadas de limón, para servir

  • 1/2 taza de hojas de albahaca fresca, para servir

Preparación:

  1. Calienta el horno a 200 grados Celsius. Seca bien el pollo con toallas de papel y sazónalo con una cucharadita de sal y media de pimienta negra. Coloca las calabacitas en una bandeja con borde y sazona con un poco más de sal y pimienta.

  2. En un tazón pequeño, mezcla el ajo, la menta o el orégano, las semillas de cilantro (si las vas a usar) y las hojuelas de chile rojo, incorpora todo con el aceite. Agrega el pollo a la bandeja con los trozos de calabacita y vierte la mezcla de ajo encima de todo, removiendo hasta que esté bien cubierto. Esparce el pollo y las calabacitas en una sola capa y hornea hasta que el pollo esté bien cocido y las calabacitas estén doradas y caramelizadas, de 30 a 40 minutos. No es necesario dar la vuelta a nada.

  3. Una vez que la bandeja esté fuera del horno, exprime una rebanada de limón encima. Adorna con albahaca y sirve con más trozos de limón y hojuelas de chile rojo al lado.

© 2021 The New York Times Company

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Alimentos básicos que facilitan el seguimiento de una dieta mediterránea

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.