La recesión ensombrece las perspectivas económicas mundiales

© Grant Ellis/Wikimedia.org

La recesión afectará a uno de cada tres países de aquí a 2023, advirtió el domingo 1 de enero Kristalina Georgevia, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI). El alcance de esta perspectiva aún no está claro.

Las malas noticias de principios de año no son ninguna sorpresa. Desde hace al menos seis meses, los economistas auguran lo peor para 2023. No más del 2% de crecimiento para todo el Planeta, según el Banco Mundial. Este pronóstico pesimista ha sido retransmitido incluso por estrellas como la rapera estadounidense Cardi B, que lleva hablando de ello en su cuenta de Twitter desde junio. Las causas de esta contracción están bien identificadas: en primer lugar, está la guerra en Ucrania. La presión sobre los suministros, y por tanto sobre los precios de la energía, podría aumentar, especialmente en Europa. Uno de cada dos países europeos entrará en recesión este año, según el FMI. Otra causa importante es la inflación, que sigue siendo muy alta, demasiado. Ha empujado a los bancos centrales a subir los tipos de interés para mantener bajos los precios. Pero cuando el coste del dinero sube, desincentiva la inversión y el consumo, por lo que el crecimiento se estanca. Por último, está China. Su política anticovid ha paralizado la actividad en 2022.

¿Es inevitable este escenario de recesión?


Leer más sobre RFI Español